Arte

Inicio Escultura Díptico de Flavius Anastasius Probus

Díptico de Flavius Anastasius Probus

Publicado por A. Cerra

El arte bizantino es sobre todo conocido por sus estupendos mosaicos, sobre todo los conservados en iglesias como San Vitale o San Apolinar in Casse de la ciudad italiana de Ravenna. Sin embargo, se trata de un periodo creativo muy fecundo que fue más allá de esa disciplina artística.

Díptico de Flavius Anastasius Probus

Un buen ejemplo de ello es la escultura, y concretamente los muchos relieves en marfil que han llegado hasta nuestros días. Una muestra sería el estupendo Marfil Barberini, y otro el díptico que aquí nos ocupa dedicado a Flavius Anastasius Probus.

Esta es una pieza que en la actualidad se encuentra en la Biblioteca Nacional de Francia, y pese a lo que pueda parecer en la foto, su tamaño es bastante reducido ya que cada placa de marfil que compone este díptico mide tan solo 36 x 12 centímetros.

Este tipo de obras fueron muy comunes en aquella época. Esta se realizó en el año 517, y con ellas se pretendía honrar la vida y triunfos de los personajes que las encargaban. Lo cierto es que hubo muchos escultores bizantinos especializados en el fino trabajo del marfil, ya que con este material no solo se labraron muchos dípticos similares a este. También fue habitual hacer joyeros, delicadas cajas, arquetas, e incluso portadas de libros manuscritos e iluminados. Por cierto, este empleo del marfil en las cubiertas de libros más tarde también se trabajó en el arte carolingio, donde hay códices como el Aureus que tienen estas delicadas portadas.

En cuanto a los dípticos dedicados a un personaje suelen tener la misma distribución que la que aquí vemos. El homenajeado aparece sentado, en una actitud frontal, tanto que hay fijarse en los pies o en las patas del sillón, que parecen casi verticales. Él, es quien ocupa el espacio principal, y alrededor suyo se distribuyen el resto de figuras.

Aquí vemos al cónsul Flavius Anastasius Probus llevando en la mano izquierda un bastón como símbolo del dios Júpiter, un águila. Ese bastón de mando representa del poder temporal del personaje. Un poder que le permite presidir y dar comienzo a los juegos circenses que tanto divierten a la población. Ese comienzo lo da con el pañuelo que porta en su mano derecha.

Mientras que entre las diferentes figuras que lo rodean, es posible identificar en ambas hojas a la pareja de emperadores del momento, Anastasio y Ariadna. Y también se ven victorias aladas, que son la personificación de Bizancio y de Roma, las capitales del Imperio de Oriente y de Occidente.

Categorías: Escultura