Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Díptico de Melun

Díptico de Melun

Publicado por Laura Prieto Fernández

El conocido Díptico de Melun o Díptico de la Virgen con Niño y ángeles es una obra del siglo XV realizada por uno de los artistas más destacados de todo Francia, Jean Fouquet. La obra se presenta en dos pequeñas tablas pintadas en óleo sobre madera de poco más de noventa centímetros de altura y ochenta y cinco de anchura que fueron separadas en la Revolución francesa y en la actualidad siguen así, una de las tablas, la de la Virgen, se encuentra en el Real Museo de Bellas Artes de Amberes mientras que su compañera permanece resguardada en la Gëmaldegalerie de Berlín.

640px-Jean_Fouquet_006

La obra fue encargada por uno de los hombres más poderosos en la corte del rey Carlos VII de Francia, Étienne Chevalier, para adornar la capilla funeraria de Agnes Sorel. Agnes Sorel ha pasado a la historia por ser la primera amante reconocida de un monarca, de ella se decía que su belleza no tenía parangón y fue apodada como la Dama de la Belleza. Parece ser que la joven dama sirvió de inspiración a numerosos artistas de la época, de hecho según cuenta la leyenda la Virgen de Fouquet es el retrato de la dama. Sea como fuere, lo cierto es que el artista ha representado una obra con una gran carga erótica y sensual quizás por tratarse de la amante del rey o quizás porque la misma leyenda cuenta que Agnes Sorel también fue compañera de Chevalier quién después de esto se convirtió en su albacea testamentario.
Fouquet (1420 – 1481) es uno de los artistas más destacados del primer renacimiento fuera de las fronteras italianas. Su obra mantiene la tradición goticista a la vez que incorpora elementos renacentistas con influencias de artistas como Piero della Francesca fruto de sus viajes a Italia o el detallismo de la pintura flamenca.

La tabla de la izquierda representa una escena tradicional, la Virgen con el Niño y los ángeles, tratada con gran originalidad. La Virgen María ha sido representada como una joven de elegantes facciones con la frente demasiado ancha y coronada con una corona de oro y perlas que le sujeta un finísimo velo transparente. Aparece ataviada con un vestido de corpiño azul marino y capa de piel de armiño; el corpiño aparece abierto mostrando un pecho esférico para recalcar su papel como nodriza de la humanidad. Sostiene en su regazo a un pequeño niño bastante rollizo y poco realista. Rodeando el trono –en el que se pueden apreciar piedras preciosas engarzadas- encontramos un conjunto de ángeles policromados en rojo y azul que otorgan al lienzo un carácter surrealista y contrastan con la blancura extrema con la que se ha representado la piel de María.

640px-Jean_Fouquet_005
La tabla de la derecha es mucho más sencilla y mundana, en ella se representa al comitente Ettienne de Chavelier junto con San Esteban; mientras el comitente se encuentra arrodillado y con las manos juntas en oración, el Santo aparece de pies y pasa su brazo rodeando la espalda de Chavelier en un gesto reconfortante.

Categorías: Pintura, Renacimiento