Arte

Inicio General Arte Vikingo

Arte Vikingo

Publicado por Laura Prieto Fernández

El término arte vikingo se refiere a las manifestaciones artísticas realizadas en los países nórdicos entre los siglos VIII y XII d.C. El arte vikingo se desarrolló a partir de la convergencia de distintos estilos artísticos como el arte romano de la última etapa, el arte celta y las formas estilísticas de las estepas asiáticas.

541px-Oseberg_ship_head_post

En realidad las manifestaciones artísticas del arte vikingo no aparecieron como tal sino que se trataba de objetos propios de la vida cotidiana, posteriormente el arte vikingo fue adquiriendo fuerza en manifestaciones como iglesias o piedras rúnicas que se erigían como monumentos. Los principales soportes donde se desarrolló este tipo de manifestaciones fueron la madera, la tela o los metales.

Tradicionalmente se ha establecido una división en seis etapas diferentes que se relacionan con objetos artísticos hallados en enclaves arqueológicos y las características que presentan cada uno de estos:

-El estilo Broa-Oseberg va desde finales del siglo VIII hasta principios del IX y recibe su nombre de dos ricas tumbas vikingas encontradas en Suecia y Noruega. En esta época predomina el estilo zoomórfico con líneas curvas trabajados sobretodo en objetos realizados en madera. Especial atención merece dentro de esta etapa la proa del Barco de Oseberg que formaba parte de una de las tumbas encontradas.

Estilo Borre, desde comienzos del S.IX hasta el XI, no es sino una prolongación del estilo anterior. Es un estilo más refinado y contenido que el anterior, las piezas encontradas muestran una filigrana más decorativa y con motivos simétricos. A esta época pertenecen piezas como los broches o fíbulas hallados en Dinamarca.

– El Estilo Jelling se caracteriza por unas formas más naturalistas de los animales representados; sus cuerpos se desarrollan en formas serpentinas que remiten a las figuras de los dragones. Son animales temerosos con mandíbulas abiertas que muestran sus colmillos amenazantes, muchas veces los cuerpos se entremezclan sin poder distinguir con claridad cuál pertenece a cuál.

Estilo Mammen, éste deriva potencialmente del anterior e incluso algunos historiadores lo consideran como una parte del anterior. Aparecen por primera vez las formas vegetales claramente discernibles y dispuestas en grandes espirales. De esta época destacan piezas como el hacha Mammen encontrada en Jutlandia o el Cofre de Bamberg.

200px-Haithabu_Gewandfibel_Borrestil

Estilo Ringerike está fuertemente influenciado por las formas anglosajonas, lo más característico de esta época es la aparición de las piedras rúnicas erigidas como monumentos con inscripciones rúnicas. Lo más característico del estilo Ringerike es la representación de grandes figuras animales rodeadas completamente por elementos animales, vegetales o geométricos de menor tamaño, excepcionalmente ha aparecido vinculado a esta época piezas con representaciones humanas.

– El Estilo Urnes toma como referencia los relieves del pórtico de la iglesia de Urnes. Es el más elegante de todos los estilos desarrollados en el arte vikingo, las trazas geométricas alternan líneas más o menos gruesas y las formas zoomórficas siguen haciendo fuerte hincapié en la tradición celta anglosajona; en este sentido son evidentes las deudas entre el estilo Urnes y las miniaturas de libros como el de Lindisfarne.

Categorías: General