Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Bóveda de la Capilla Sixtina 2

Bóveda de la Capilla Sixtina 2

Publicado por A. Cerra

Como hemos dicho en el anterior post sobre la Capilla Sixtina, Miguel Ángel organiza toda la pintura a partir de un entramado arquitectónico, que le sirve para concebir varios niveles. En concreto cuatro.

El primero de ellos se corresponde todavía con la pared, con los medios puntos verticales. Allí nos plantea parejas de personajes bíblicos, en ocasiones, en posiciones un tanto forzadas, pero nunca repetidas. Y entre ambos personajes siempre aparece una especie de recuadro marmóreo con los nombres para identificarlos.

Lunetos y medio puntos de la Sixtina

Lunetos y medio puntos de la Sixtina

El segundo nivel se correspondería con los lunetos de la propia bóveda. Ese es el lugar que destina a pintar una serie de antecedentes que van desde Cristo hasta Abraham. Y en los cuatro lunetos que se corresponden con las esquinas (los que vemos en la imagen) representa escenas en las que Dios interviene en favor de la humanidad, como son las que aquí vemos de David matando a Goliat, o Judith asesinando a Holofernes.
Sibila de Delfos

El tercer nivel sería el de las Sibilas y los Profetas. Se trata de figuras realmente portentosas, gigantescas, cada vez mayores conforme están más cerca del altar que hay en la Capilla. Algo que seguramente Miguel Ángel planteó para corregir la perspectiva que se tiene respecto a la puerta principal. No obstante, pese a su tamaño, está cuidado hasta el más mínimo detalle en cada figura, y siempre presentados en una perfecta armonía de colores.

Y el nivel último, el principal, es el que ocupa la bóveda propiamente dicha. El tema es el Génesis, y se trata de nueve escenas organizadas a partir de la central que es La Creación de Adán, posiblemente la más famosa de todo el conjunto. No obstante, entre esas escenas a aparecen grandes figuras de desnudos, compartimentaciones de arquitecturas o grandes medallones.

El Pecado Original

El Pecado Original

Es una serie de imágenes que van desde la creación hasta la expulsión del Paraíso a consecuencia de cometer el Pecado Original. Y todo ello lo hace con una sorprendente falta de unidad del espacio, tremendamente fragmentado, por las formas y también por el uso de variados colores.

Embriaguez de Noe

Embriaguez de Noe

Todo es muy clásico y a la vez enormemente revolucionario y genial, de hecho es una pintura que ha dado pie a posteriores movimientos artísticos de toda índole.

Categorías: Pintura, Renacimiento