Arte

Inicio Gótica, Pintura El buen y el mal gobierno de Lorenzetti

El buen y el mal gobierno de Lorenzetti

Publicado por A. Cerra

Ambrogio Lorenzetti pintó en el interior del Ayuntamiento de la ciudad italiana de Siena dos grandes frescos que son dos Alegorías del Buen y el Mal Gobierno. Se trata de un tipo de pintura oficial y propagandística muy habitual por aquellos tiempos en las ciudades italianas más prósperas, como por entonces era el caso de varias villas de la Toscana, entre ellas Siena.

Frescos de Lorenzetti

Frescos de Lorenzetti

El conjunto pictórico lo desarrolló Lorenzetti entre los años 1337 y 1339, por lo que es un grandísimo ejemplar de la pintura gótica italiana. El total de estas pinturas alcanzan los 14 metros, y no es casual que se realizaran en el ayuntamiento, por entonces la sede del gobernador, la podestá, y por lo tanto el responsable del buen o del mal gobierno de la urbe.

Los frescos tienen un claro carácter narrativo, y también descriptivo, porque la contemplación en la actualidad de las pinturas sirve para transportar al espectador al Medievo de la ciudad e imaginarse el aspecto que tuvo Siena. Por ejemplo, en la casas se ven como las familias más nobles y poderosas incluían en sus construcciones torres fortificadas, ya que eran habituales las rivalidades y enfrentamientos entre los personajes más relevantes.

También la pintura sirve para hacernos una idea de cómo eran las estrechas calles de la ciudad y como trabajaban los artesanos en sus talleres, ya que se ven a sastres, merceros o tejedores. De hecho, en cuanto a ese mundo textil de la Edad Media, también los frescos nos muestran con detalle la moda de la época, diferenciada según las distintas clases sociales. E igualmente se descubre la torre de la Catedral sienesa con su característico colorido a base de franjas blancas y negras, un templo que ya acogía en su interior una de las grandes obras de escultura gótica italiana: el púlpito realizado por Nicolá Pisano.

El conjunto lógicamente se divide en dos partes. Por un lado, el Buen Gobierno y por el otro, el Malo. Para plasmarlo, Lorenzetti se sirve de alegorías, de imágenes simbólicas principalmente femeninas que le ayudan a representar los conceptos y principios morales.

Efectos del Buen Gobierno de Lorenzetti

Efectos del Buen Gobierno de Lorenzetti

En el caso de la Alegoría del Buen Gobierno, estas mujeres aparecen en la franja alta de la pintura y para identificarlas por sus valores, el artista añadió un texto en cada imagen, indicando quien representa la paz, la fe o la fortaleza. Mientras que bajo ellas desfilan los prohombres de la sociedad sienesa, los cuales aparecen a un tamaño menor, para dejar bien claro que pese a su poderío se han de someter a los valores morales y cívicos que representan las Virtudes.

Mientras que en la Alegoría del Mal Gobierno, todo está presidido por la figura simbólica de la Tiranía. Una mala práctica política que está personificada por el diablo, con alas de murciélago y con cuernos. Aquí el resto de figuras alegóricas, como la Avaricia, la Soberbia o la Vanidad, ya no son serenas y bellas como en la anterior, sino que se nos presentan con rostros airados y viejos. Y bajo ellas se ve el símbolo de la Justicia Encadenada, una de las más graves consecuencias del Mal Gobierno.

Categorías: Gótica, Pintura