Arte

Inicio Pintura Garibaldi en los cerros de Sant’Angelo de Capua

Garibaldi en los cerros de Sant’Angelo de Capua

Publicado por A. Cerra

Gerolamo Induno se convirtió en el pintor oficial de las expediciones que llevó a cabo Giuseppe Garibaldi por Italia. Al fin y al cabo vivió con su ejército muchos de los acontecimientos claves que iba a desembocar en la Unificación de Italia, ya que combatió en las filas de Garibaldi desde el año 1848.

Garibaldi en los cerros de Sant’Angelo en Capua

Por ese motivo no es raro que sus cuadros estén impregnados de un tono de alabanza hacia el personaje y la causa del Risorgimento. Aunque también es verdad que no solo se ve esa atmósfera grandilocuente. Es capaz al mismo tiempo de profundizar en aspectos más íntimos y personales de los combatientes. Y de alguna forma ese interés por las emociones y los sentimientos de los protagonistas de esos episodios históricos es lo que aparece en lienzos como este.

Ha elegido un momento de reflexión de Garibaldi para retratarlo de cuerpo entero en un punto elevado sobre la campiña que rodea la ciudad de Capua. Sin que sepamos si es antes o después de una batalla. Sencillamente el líder está en un momento consigo mismo, pensando en lo sucedido o en lo que va a suceder. Y es que en Capua, cuyo casco urbano se puede distinguir en el centro del paisaje, se libró en 1860 una importante batalla entre los “Mil Expedicionarios” de Garibaldi y las tropas borbónicas. Una batalla que ganaron los revolucionarios y que supuso conquistar el Reino de las Dos Sicilias, algo que iba a ser definitivo para la Unificación italiana.

Y aquello lo retrató Induno al año siguiente, en 1861, cuando ya se sabía la dimensión e importancia que había tenido ese enfrentamiento. Sin embargo, no vemos al héroe en una actitud victoriosa. Es un momento más íntimo, aunque está claro que no exento de alabanza. Nos lo muestra como uno más de su ejército. Con la camisa roja que identificaba a sus hombres. Curiosamente aquella camisa roja la había adoptado Garibaldi de cuando combatió en Uruguay contra Argentina. Así que cuando regresó a Italia mantuvo sus famosas “camisas rojas” y con ellas se vistieron las milicias garibaldinas.

En definitiva, que fue una imagen muy valorada desde el principio, y por eso hoy en día es una de las imágenes más emblemáticas del Museo del Risorgimento que hay en la ciudad de Milán.

Categorías: Pintura