Arte

Inicio Pintura, Postimpresionismo Los girasoles, Van Gogh

Los girasoles, Van Gogh

Publicado por Laura Prieto Fernández

Los girasoles designan a un conjunto de cuadros diseñados con la técnica de óleo sobre lienzo y que pertenecen al pintor holandés Vincent Van Gogh (1853-1890), uno de los principales exponentes del postimpresionismo. Van Gogh destaca por la realización de obras postimpresionistas de una gran calidad técnica y creativa; a lo largo de su vida Van Gogh pintó unos novecientos cuadros y más de mil quinientos dibujos de distintos tamaños, pese a que en un principio el artista se dedicó a la vida religiosa y sólo los diez últimos diez años de su vida a la pintura.

Vincent_Willem_van_Gogh_128

El artista holandés fue el mayor de seis hermanos; de todos ellos la especial relación que mantenía con su hermano Theo ha quedado inmortalizada en un sinfín de correspondencia en la que el hermano del artista le presta a éste su apoyo económico y sobretodo emocional. La relación de Van Gogh con la pintura comenzó desde muy joven –su primer empleo fue en una galería de arte- y sin embargo el artista no decidió dedicarse plenamente a la pintura hasta la última época de su vida. Su vida y su producción artística están fuertemente influenciadas por su precaria situación psicológica y emocional y es que, es quizás en la figura de Vicent Van Gogh, donde genialidad y locura están más ligadas que en ningún otro artista a lo largo de la historia del arte.

Los girasoles son un conjunto de cinco obras realizadas con la misma temática, un jarrón que alberga girasoles: de los cinco lienzos tres cuentan con un total de quince girasoles mientras que los dos restantes tan sólo tienen doce.
El primer cuadro realizado por van Gogh fue el Jarrón con doce girasoles que se encuentra localizado hoy en día en el Museo Neue Pinakothek de Munich; comienza a pintarlo en 1888 cuando el artista reside en su casa de Arlés allí el propio color amarillo de su residencia y los atardeceres del Mediterráneo inspiraron al artista quien se identifica con el color de sus campos y de su luz.

La serie de los girasoles posee sin embargo un significado iconológico que quizás vaya mucho más allá de la simple representación de estas plantas, no en vano el artista holandés representó en los cinco lienzos varias etapas de la vida de las plantas desde pequeños girasoles hasta llegar a las plantas casi completamente marchitas.

En lienzos todos los lienzos podemos destacar la abundante utilización de la gama amarillenta combinada con ocres, naranjas, verdes… a través de enérgicos golpes de pincel el artista desarrolla la obra basándose en trazos angulares, la agresividad del espíritu artístico de Van Gogh queda patente en la profunda carga de pintura.

A día de hoy la obra de Van Gogh es una de las más cotizadas dentro del mundo del arte, de hecho uno de los lienzos con quince girasoles llegó a alcanzar a desorbitante cifra de 39.921.750 $ cuando en 1987 fue adquirida por Yasuo Goto y subastada por la famosísima casa de subastas Christie’s.

Categorías: Pintura, Postimpresionismo