Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Paisaje con la caída de Ícaro, Brueghel el Viejo.

Paisaje con la caída de Ícaro, Brueghel el Viejo.

Publicado por Laura Prieto Fernández

Paisaje con la caída de Ícaro es una de las pocas obras que Pieter Brueghel el Viejo realizó siguiendo la técnica del óleo sobre lienzo, la mayoría de los cuadros del artista renacentista han sido realizados utilizando el temple sobre lienzo. Pieter Brueghel el Viejo (1525 – 1569) es considerado como una de los principales exponentes artísticos de la escuela renacentista flamenca.

800px-Bruegel,_Pieter_de_Oude_-_De_val_van_icarus_-_hi_res

La caída de Ícaro representa un lienzo con un tema mitológico inspirado en los relatos de las Metamorfosis de Ovidio: Ícaro fue hijo del famoso arquitecto Dédalo a quien su virtud como inventor le costó la vida de su hijo. Encerrados en la isla de Creta por el rey Minos padre e hijo soñaban con escapar de allí y ser por fin libres; Dédalo ideó entonces unas alas fabricadas con cera para él y su hijo. Sin embargo, el joven Ícaro demasiado ambicioso en su vuelo ascendió demasiado y el sol fundió la cera de sus alas precipitándolo hacia el mar y causándole la muerte ante la impotencia de su padre.

Sin embargo el tratamiento que el pintor ofrece de la escena resulta especialmente innovador: el tema mitológico apenas se hace perceptible para el espectador, la única referencia que encontramos de Ícaro son unas piernas que patalean en el mar representando la inminente muerte del joven y un; la escena como bien relataba Ovidio se completa con la presencia de un pastor, un hombre que pescando en el mar y un agricultor, sin embargo en Las Metamorfosis éstos aparecen asombrados mientras que en la obra de Brueghel están absortos en sus quehaceres.

Así el pintor flamenco ha alterado profundamente la jerarquía tradicional con que la pintura ordena las temáticas pictóricas: el tema mitológico principal apenas está desarrollado, el paisaje – en principio una de las temáticas más valoradas- aparece relegado en pro de la representación costumbrista de la vida campesina.

La presencia de los personajes secundarios que permanecen absortos en sus tareas ante la desgracia de Ícaro se ha relacionado con la indiferencia de la humanidad ante el sufrimiento ajeno a la vez que con un viejo proverbio flamenco que precisamente viene a explicar esto mismo:

La obra de Brueghel inspiró a algunos poetas para realizar sus obras como a William Carlos Williams o W. H. Auden para escribir un poema en su honor describiendo la obra y que recibe el nombre del museo, Museo de Bellas Artes.

En la actualidad la obra se expone en el Museo de Bellas Artes de Bélgica catalogada como pintura flamenca renacentista pero planteando ciertas incógnitas acerca de la autoría del lienzo. Si bien es cierto que durante mucho tiempo la obra se consideró realizada por los pinceles de Brueghel a partir de 1996 los estudios realizados contradicen dicha información y se ha planteado ciertas dudas en torno a su autoría; parece ser que la obra que hoy se encuentra en Bélgica podría tratarse de un copia realizada a partir de un original hoy perdido.

Categorías: Pintura, Renacimiento