Arte

Inicio Pintura, Renacimiento El triunfo de la muerte, Brueghel el Viejo

El triunfo de la muerte, Brueghel el Viejo

Publicado por Laura Prieto Fernández

El triunfo de la muerte es una de las obras que mejor representan la agonía, desesperación e impotencia humana frente a la muerte como destino final. Realizada en óleo sobre tabla el autor de esta famosa obra no es otro que el pintor del Renacimiento nórdico Pieter Brueghel el Viejo (1525 – 1569).

En realidad no son muchos los datos biográficos que tenemos sobre ese artista pero algunos historiadores del arte se atreven a conjeturar que pudo formarse con el padre de la que sería su esposa, el pintor Pieter Coecke van Aelst. Viajó por Italia y Francia donde pudo conocer las obras que se estaban realizando en los círculos humanistas y a la vuelta se instaló en Amberes para después trasladarse a Bruselas. Allí contó con el favor de algunos de los mecenas más importantes de la sociedad flamenca y su fama se extendió rápidamente.

Thetriumphofdeath

En sus obras se aprecia el típico detallismo de la escuela flamenca, la tradición más goticista y medievalista de estos pintores combinándola con un realismo que no tiene parangón. Algunas de sus temáticas más escatológicas hacen que su obra se relaciones con otra de las grandes figuras de su tiempo, El Bosco, sin embargo la obra de Brueghel tiene una parte más amena y realista basada en escenas populares de la vida de los campesinos.

Pero en esta ocasión encontramos una de esas obras más escatológicas, un tema típicamente medievalista, la danza de la muerte que está basado en la llegada de la muerte durante el Apocalipsis. La escena se desarrolla en un paisaje arrasado por una gran batalla, aún son visibles los escollos de las luchas en forma de humeantes hogueras.

El artista introduce una novedad en el tratamiento de este manido tema, Brueghel representa la escena como si de una verdadera batalla se tratara; así el desesperado ejército humano se prepara para librar una lucha contra las huestes de la muerte, un ejército formado por múltiples esqueletos que marcha en una dura ofensiva. Los hombres tratan en vano de defenderse o huir sin comprender siquiera que es un destino ineludible, la muerte por su lado acaba con todo lo que arrasa. Los humanos se encuentran asolados por dos flancos distintos y muchos de los hombres se suicidan presa de la desesperación.

Los muertos yacen en las más diversas posturas, los esqueletos sostienen lanzas con cadáveres ensartados…Sin embargo la ironía también está presente en la tabla, en una esquina ajenos completamente al desastre que los rodea dos enamorados se entregan a la pasión mientras un esqueleto toca el laúd amenizándoles la velada. También aparecen escenas de la vida cotidiana, multitud de objetos o ropajes son realistas y están tratados con gran minuciosidad.

El artista ha basado la paleta en una gama completamente terrosa muy acorde con la temática de la tabla. La luz es irreal y parece cargada de la humareda o restos de la batalla haciéndose irrespirable.

Así El triunfo de la muerte es una obra capaz de sobrecoger a los espectadores que ensimismados en su contemplación descubren un nuevo detalle agónico en cada rincón.

Categorías: Pintura, Renacimiento