Arte

Inicio Gótica, Pintura El triunfo de la muerte de Buffalmacco

El triunfo de la muerte de Buffalmacco

Publicado por A. Cerra

Estamos ante un enorme fresco que de manera monumental decora el claustro que sirve de cierre al cementerio de la Catedral de Pisa. Es decir que esta pintura gótica realizada por el artista Buonamico Buffalmacco viene a incrementar más aún la valía artística del conjunto que forman la gran iglesia de Pisa, su Baptisterio y la famosa Torre Inclinada, todo ello reunido en la plaza dei Miracoli de esa ciudad italiana.

El triunfo de la muerte de Buffalmacco

El fresco lo realizaría el artista hacia el año 1340, pero las imágenes que nos plasma de alguna forma se adelantaron a la terrible plaga de peste negra que unos pocos años después iba a acabar con más o menos un tercio de la población europea.

No obstante para cuando este artista de la Toscana realizó esta imagen, lo cierto es que la sociedad ya vivía en un claro estado de precariedad, ya que la población había crecido bastante y en muchos casos no había comida para todos. De hecho se dieron varios episodios de terribles hambrunas. Por ello había un pensamiento general de pesimismo y una conciencia de la fugacidad del tiempo.

Eso nos narra la obra de Buffalmacco. Se puede decir que estamos ante una de las primeras representaciones del Triunfo de la Muerte, una temática que posteriormente será mucho más repetida y con la que se han creado verdaderas obras de arte como el óleo que pintó Brueghel el Viejo.

Si nos fijamos en el mural de Pisa, se puede dividir la iconografía claramente en dos partes. Por un lado, a la izquierda se representan escenas que suponen el encuentro de los vivos y los muertos. Vemos claramente como una comitiva de hombres y mujeres van de cacería, pero se encuentran los ataúdes de unos muertos, y es curioso ver las reacciones de cada uno de esos personajes. Si bien, en general las mujeres tienen un actitud más reflexiva, mientras que los hombres no quieren saber demasiado sobre el tema, e incluso se tapan la nariz casi como gesto de desprecio.

Mientras que a la derecha se plasma la lucha entre los ángeles y demonios para dirimir quién se queda con las almas de los muertos. Se ve como todos son iguales ante la muerte, independientemente de su condición social. Sus cuerpos se descompondrán, pero sus almas (en forma de niño que sale por la boca) tienen que ascender al cielo o bajar al infierno. Todo de lo más drámatico, sin embargo un grupo de jóvenes están completamente despreocupados y ajenos a lo que les espera en un futuro no demasiado lejano.

Categorías: Gótica, Pintura