Arte

Inicio Pintura, Renacimiento El Triunfo de la Virtud, Mantegna

El Triunfo de la Virtud, Mantegna

Publicado por Laura Prieto Fernández

La obra de Andrea Mantegna “El triunfo de la Virtud” también conocida como “Atenea expulsando los vicios del Jardín de la Virtud” es una de las composiciones más destacadas del artista renacentista y una de sus obras más enigmáticas debido a la compleja iconografía que la caracteriza.

Tanto su encargo como realización, están profundamente condicionadas por los aspectos humanistas de la época renacentista. La obra de Mantegna fue encargada con motivo de la llegada de Isabelle d’ Este al palacio que Francesco de Ganzaga tenía en Mantua.
Isabelle era una persona culta que dominaba la música, la mitología, las lenguas antiguas…como consecuencia de su afán de saber, Isabelle ordenó la construcción de un pequeño studiolo, una pequeña estancia dedicada al estudio o la lectura, típica de los hombres humanistas. Isabelle fue la primera mujer en disponer de un studiolo personal y como tal, su condición femenina queda reflejada en la decoración de la estancia. Así, en torno a 1502 el artista renacentista Andrea Mantegna entregaría a Isabelle d´Este dos lienzos, El Parnaso y El triunfo de la Virtud que tenían como referencia la obra literaria de Diego de San Pedro, Cárcel de Amor.

atenea-expulsa-a-los-vicios-del-jardín-de-la-virtud-andrea-mantegna-museo-del-louvre-sxv

En el lienzo de El triunfo de la Virtud la diosa Atenea expulsa de un jardín -que representa a la mujer- los vicios. Atenea aparece armada y tras ella se encuentra Dafne que tras haber escapado de Apolo se convierte en laurel; las dos mujeres se identifican con la castidad y la inteligencia.

En el centro de la composición Venus o Afrodita, diosa del amor, aparece sobre un centauro que representa los instintos sexuales del hombre. Una mujer con patas de cabra y niños en los brazos huye de Atenea, es la Lujuria y aparece representada con otras dos ninfas. La Avaricia y la Ingratitud también escapan llevando en brazos el cuerpo de la Ignorancia. También aparece el Ocio guiado por la Inercia y otras referencias a la sexualidad como un mono y un sátiro. Observando la escena desde lo alto, en una nube, aparece la Justicia, la Fortaleza y la Templanza; la última de las virtudes cardinales, la Prudencia, ha quedado fuera del jardín, tras la valla que lo rodea; la figura apenas se aprecia pero aparece escrito en una cartela en latín.

La escena se desarrolla en un paisaje natural rodeado de arcadas de medio punto realizadas en piedra. El artista ha logrado con maestría el colorido del lienzo así como el movimiento de la composición, la interrupción de Atenea en el jardín está representada con gran violencia así como la huida de los personajes, en cuyos rostros se observa el pavor ante la poderosa diosa.

El complejo programa iconográfico que debe ser leído desde la izquierda hacia la derecha, es un tema mitológico que sirve para representar la moralidad y el modo de vida de la comitente. En la actualidad la obra de Andrea Mantegna Atenea expulsando los vicios del Jardín de la Virtud, se expone en el Museo del Louvre de Paris.

Categorías: Pintura, Renacimiento