Arte

Inicio Pintura El triunfo de la muerte de Felix Nussbaum

El triunfo de la muerte de Felix Nussbaum

Publicado por A. Cerra

Este cuadro está considerado el último que realizó en 1944 el pintor alemán Felix Nussbaum. Alemán pero también judío, de hecho murió gaseado junto a su esposa en el tristemente célebre campo de exterminio de Auschwitz (Polonia). El mismo campo donde antes los nazis habían asesinado a sus padres y donde más tarde también asesinaron a sus hermanos.

El triunfo de la muerte de Felix Nussbaum

Pero antes de eso Felix Nussbaum había nacido en 1904 en Osnabruck, cerca de Hannover. Su padre estaba orgulloso de haber servido en el ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial y su madre siempre tuvo inquietudes artísticas, por lo que animó a su hijo a desarrollarse como pintor.

Pronto destacó y recibió tanto formación en Hamburgo como en Berlín. E incluso le fue otorgada una beca para seguir su formación en Roma. Pero llegó el año 1933 y los nazis de Adolf Hitler ascendieron al poder en Alemania, lo cual iba a suponer un cambio radical en su vida.

Tuvo que abandonar su beca y desde ese momento, en compañía de su futura esposa, emprendieron unos años de exilio, por Italia, Bélgica y Francia. Hasta que en 1940, los nazis ocuparon gran parte de Francia y el matrimonio Nussbaum fue detenido y trasladado al campo de prisioneros de Saint Cyprien. No obstante lograron huir y se refugiaron en Bruselas.

Aunque para su desgracia a comienzos del verano de 1944 de nuevo fueron apresados y trasladados hasta el más famoso de los campos de exterminio y allí fueron asesinados ambos en la cámara de gas.

Antes de eso, Nussbaum obviamente estaba terriblemente afectado por la situación política del mundo, y de ahí que pintara esta tela en la que vemos un macabro concierto en donde están siendo pisoteados y destrozados todos los símbolos de la cultura europea.

Este cuadro es una de las mejores obras de toda su producción y junto a más de un centenar de cuadros se expone en Museo Felix Nussbaum que en 1998 se inauguró en Osnabrück, su ciudad natal. Con lo cual de alguna forma se cumplió el sueño de este artista a medio caballo del surrealismo, el expresionismo o la pintura metafísica de su venerado Giorgio de Chirico. Y es que como si supiera lo que iba a pasar, poco antes de ser detenido en Bruselas le dio muchas de sus obras a uno de sus amigos y le dijo: “Si yo muriera, no permitas que a mis obras les sucediera lo mismo, muéstralas al mundo”.

Categorías: Pintura