Arte

Inicio Neoclasicismo, Pintura Pollice Verso de Gérôme

Pollice Verso de Gérôme

Publicado por A. Cerra

Gérôme (1824 -1904) fue un pintor y escultor francés que desarrolló en toda su producción obras del más estricto academicismo neoclásico. No se trata de una de las grandes figuras de ese momento, como podría ser Ingres, pero su arte es de gran importancia para comprender que estaba realizando por aquellos años en el panorama artístico francés y europeo.

Pollice verso de Gerome

Pollice verso de Gerome

En general, su pintura se dedica a representar escenas de la mitología griega y latina, pero también dedicó cuadros a temas orientalizantes y exóticos, algo muy propio del arte romántico y que tiene a Eugene Delacroix con cuadros como la Matanza de Quíos como su máximo exponente. De hecho, Gérôme fue un pintor que además de coincidir con los círculos más académicos parisinos, también se preocupó por viajar a algunos de los escenarios donde ambientaba sus obras, desplazándose para ello a Roma, Turquía y Egipto.

Se traba de un artista considerado como un gran contador de historias, algo que basaba en su total preocupación por todos los detalles que incluía en sus imágenes. Algo para lo cual utilizaba numerosos dibujos previos que son un excelente material para conocer su método de trabajo.

Esta obra de Pollice Verso es un gran ejemplo de su trabajo. Una obra que pintó en 1872 y que nos presenta el final de un combate de gladiadores, en el que el público está pidiendo la muerte del perdedor. Este público se convierte en toda la franja superior de la escena, mientras que la mitad inferior la ocupa la arena, la base del graderío y sobre todo las figuras de los dos gladiadores en una posición más o menos centrada. Si bien en el eje central lo único que hay es la mano del gladiador vencido, que en contraste con la animación y gesticulación del público, pide con sus dedos clemencia.

La composición de Gérôme tiene muchos detalles a tener en cuenta. Por ejemplo, en lo referente al graderío sabe plasmar a la perfección los diferentes niveles económicos del público, algo que remarca por el juego entre la sombra que protege a las clases más pudientes y también más próximas al espectáculo, y el abrasador sol que sufre el público más humilde en las gradas superiores.

Para componer la obra se documentó abundantemente, e incluso el título es fruto de esa fase de documentación, ya que “pollice verso” significa pulgar girado, en alusión al gesto para mostrar el veredicto del público, que aquí vemos como lo gira hacia abajo para que el gladiador vencedor ejecute al vencido. Donde más claro queda ese gesto es en la seis vestales que ocupan la parte derecha del graderío. Unos personajes reales que eran sacerdotisas de Vesta, que ocupaban un lugar de honor en el anfiteatro y cuya decisión tenía un peso muy importante para la sentencia final.

También es fruto de la documentación el esmerado trabajo que hace para pintar cada uno de los atuendos de los personajes, especialmente aquí destacable es el estudio que hizo para la representación del armamento de los gladiadores. Casi se trata de un trabajo de arqueólogo, algo muy valorado en su época. Pero también posteriormente, porque a modo de curiosidad se puede decir que ciertas escenas de la famosa película Gladiator están inspiradas en este cuadro.

Categorías: Neoclasicismo, Pintura