Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Religión socorrida por España, Tiziano

Religión socorrida por España, Tiziano

Publicado por Laura Prieto Fernández

La religión socorrida por España es una obra pictórica realizada en óleo sobre lienzo por el artista renacentista Tiziano Vecellio, más conocido simplemente como Tiziano. El lienzo aparece firmado y fechado por lo que no hay dudas de su autoría, sin embargo su historia parece un poco confusa.

El artista trabajará en esta obra desde 1572 hasta 1575 de manera autónoma es decir, que no formaba parte de ningún encargo específico; por aquel entonces el monarca español de la casa de los Austrias Felipe II había vencido al imperio otomano en la batalla de Lepanto convirtiendo al imperio hispano en el mayor defensor de los ideales católicos. Como consecuencia de aquella batalla el monarca encargó al italiano un lienzo que reflejase su éxito, Felipe II ofreciendo a la Victoria a su hijo el infante Don Fernando y Tiziano le envió al rey los dos lienzos.

605px-Religion_saved_by_Spain (1)

Parece ser que la obra de La religión salvada por España está basada en un lienzo anterior que el artista no llegó nunca a terminar, una alegoría del Triunfo de la Virtud sobre el Vicio que estaría destinado al Duque de Ferrara Alfonso de Este. La obra quedó inconclusa y tampoco ha llegado hasta nuestros días, en realidad los datos que tenemos de ella se deben a una descripción que hizo Vasari del lienzo y a alguna copia de pintores de segunda fila.

La escena que aquí nos ocupa es una representación alegórica es decir, la representación encarnada en personajes humanos de un hecho inmaterial, en este caso la ayuda que España presta a la religión católica. Ésta aparece representada como una mujer desvalida, tan sólo cubierta por un paño azulado que vuela al viento; a su lado aparece en el suelo una cruz de madera y un cáliz caído. Está sentada sobre unas rocas y detrás de ella aparecen unas zigzagueantes y amenazantes serpientes, su rostro ha sido poco definido por el artista pero trasmite una fuerte sensación de agonía.

España por su parte está representada como si de una matrona se tratase, vestida a la manera romana lleva coraza y en una mano un estandarte de la victoria mientras que con la otra sujeta el escudo del monarca español. Su paso es decidido y enérgico mirando decididamente a la Iglesia. Tras ella le sigue otra figura femenina que porta una espada en la mano, seguramente una representación de la Fortaleza. Completando la escena aparece la figura de un soldado y tras él un numeroso grupo de figuras femeninas que representan al ejército español.

La escena se desarrolla en un paisaje natural abierto; es un paisaje marítimo en el que se puede ver la huida de un personaje otomano, es moreno y aparece ataviado con un turbante, junto con dos caballos y una nave.

El lienzo presenta una gran maestría en el tratamiento lumínico destacando los reflejos de la luz en el agua del mar pero también el ambiente cargado de la composición que anuncia el final de la batalla. La obra de Tiziano se conserva en la actualidad en el Museo del Prado de Madrid.

Categorías: Pintura, Renacimiento