Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Concierto Campestre, Tiziano

Concierto Campestre, Tiziano

Publicado por Laura Prieto Fernández

El concierto campestre es una de las obras de arte pictóricas que más ríos de tinta ha hecho correr, no sólo por las dudas acerca de su autoría sobre las que aún no hay un consenso definitivo sino también por la fuerte influencia que la obra ha tenido en artistas posteriores.

Mucho se ha discutido acerca de si la obra pertenece a Giorgione o Tiziano o tal vez sea una síntesis fruto de un trabajo común. La obra debió de ser terminada en torno a 1509, por aquella época Giorgione (1477 – 1510) se había consolidado dentro del panorama artístico como una de las figuras claves de la escuela veneciana, su pintura estaba realizada en base al color y no al dibujo. Tiziano (1490 – 1576) por su parte comenzó su carrera artística en el taller de Andrea Bellini, uno de los pintores más afamados del siglo XV en Venecia. De él aprendió a trabajar en óleo con naturalidad, pero sus composiciones estaban realizadas a partir del dibujo y no del color como hacía Giorgione.

Fiesta_campestre

Posteriormente Tiziano entrará a formar parte del taller de Giorgione, éste le enseñaría al joven pintor la maestría y libertad cromática que después encontraremos en sus lienzos; Tiziano acumuló una vastísima obra trabajando para algunos de los comitentes más destacados. Sus lienzos forman parte de algunas de las mejores obras de arte de toda la historia pero, sin duda alguna su carrera se vio fuertemente beneficiada por el repentino fallecimiento de Giorgione con tan sólo treinta y tres años de edad; desde ese momento Tiziano se perfilará como la figura cumbre de la escuela veneciana.

El Concierto Campestre podría representar con facilidad el tránsito entre las pintura clasicista representada por Bellini con el nuevo concepto estético de Giorgione. Mucho se ha especulado acerca del lienzo, podría tratarse de una obra comenzada por Giorgione que terminaría Tiziano o incluso una obra íntegra de Tiziano en la que el artista plasma las enseñanzas de sus dos maestros.

Sea como fuere, el lienzo muestra una misteriosa escena: en primer término aparece un grupo de personajes formados por dos hombres y dos mujeres desnudes. Un joven pastor mira con curiosidad al cortesano que le está enseñando a tocar el laúd, frente a ellos una joven desnuda toca la flauta mientras que otra vierte agua desde un jarra a una fuente. Los historiadores del arte tampoco se ponen de acuerdo en la temática del lienzo y mientras unos ven alusiones a la Arcadia, otros creen que se trata de remarcar la fidelidad del campesino frente a la infidelidad del cortesano urbanita. La escena se desarrolla un idílico paisaje natural en el que se observan algunas construcciones y otro pastor con su rebaño.

El color es el protagonista de la composición y en base a él se modelan no sólo los personajes sino todos y cada uno de los elementos del lienzo. La obra ejercerá una fuerte influencia en pintores posteriores de la talla de Manet quien se basará en el Concierto Campestre para realizar su conocida obra, Desayuno sobre la Hierba.

Categorías: Pintura, Renacimiento