Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX Retrato de Buñuel por Dalí

Retrato de Buñuel por Dalí

Publicado por A. Cerra

Esta tela pintada con la técnica del óleo se conserva y expone en la salas de Museo de Arte Reina Sofía de Madrid. Salvador Dalí la pintó en el año 1924 y por lo tanto está considerada una de sus grandes obras de formación y juventud, ya que por aquel entonces Dalí contaba con 20 años.

Por esos años, Dalí se había trasladado a Madrid, donde ingresó para formarse como pintor en la prestigiosa Academia de San Fernando, sin embargo dado su carácter y su comportamiento no duraría mucho allí, y en 1925 fue expulsado.

Retrato de Buñuel

Retrato de Buñuel

Pero aun siendo cierto que no aprovechó en exceso su fase como alumno de esta academia, la verdad es que su etapa de estancia en la capital de España le sirvió para otras muchas cosas. Durante ese tiempo se alojaba en la Residencia de Estudiantes, y allí entabló amistad con dos personajes claves para la posterior trayectoria artística del pintor. Estas figuras fueron el poeta granadino Federico García Lorca y el cineasta aragonés Luis Buñuel.

En aquel momento, llegó a Madrid todavía siendo un pintor en ciernes, con un estilo de marcada influencia impresionista, con algún que otro toque de colorido fauvista y con escenas de temática costumbrista. Sin embargo, al darse cuenta Dalí de que esas características eran precisamente las más en boga y las que más gustaban, rápidamente buscó ser más revolucionario y moderno, es decir, desde muy joven se vio el gran interés de Dalí por la innovación e incluso la polémica, casi como un acto de marketing y merchandising.

Y con ese espíritu se lanzó a un proceso en el que pretendía purificar su técnica, ganando en oficio y también en disciplina, además de abrirse a nuevas influencias como el arte cubista. De esta manera sus obras se convierten en mucho más eclécticas.

En este caso, en el retrato que realiza a su amigo Luis Buñuel, se observa como Dalí ha optado por una figura muy volumétrica, con un diseño preciso y una luz extremadamente violenta, lo que provoca casi un tono escultórico a la pintura, al mismo tiempo son elementos que de alguna forma sirven para retratar al propio Buñuel, un tipo corpulento y de bastante carácter.

Se trata de un ejemplo de cómo usa a sus amistades para que sirvan de modelo de sus obras y de sus experimentos artísticos. Y en esta ocasión fue Buñuel, con quién unos años después realizaría una de las películas surrealistas más innovadoras e interesantes de aquel momento, e incluso de la actualidad: Un perro andaluz.

En otras ocasiones, usó como modelos a su familia, como el retrato que hizo a su hermana Ana María un año después, en 1925, pero un retrato muy peculiar ya que nos la presenta de espaldas y mirando por la ventana. No obstante, esta obra, también en el madrileño museo Reina Sofía, es posiblemente su cuadro más famoso de esta época de formación y donde vemos un tratamiento pictórico mucho más tierno que en el caso del busto de Buñuel, ya que Dalí, huérfano de madre desde los 16 años, sentía un extraordinario amor hacia su hermana.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX

No hay comentarios para “Retrato de Buñuel por Dalí”