Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Serie de los Meses del año, Brueghel (II parte)

Serie de los Meses del año, Brueghel (II parte)

Publicado por Laura Prieto Fernández

Como ya señalamos con anterioridad en la primera parte del análisis de la serie Meses de Pieter Brueghel el Viejo, la idea de representar los meses del año no resultaba demasiado novedosa, aunque sí lo era la estética costumbrista que el pintor otorgaba a sus obras. Anteriormente habíamos analizado las tablas que correspondían a los cuatro primeros meses del año (recordemos que el artista representaba dos meses en cada lienzo) de manera que diciembre y enero quedan plasmados en la obra conocida como Los cazadores en la nieve mientras que febrero y marzo lo hacían en el lienzo titulado como Día nublado o Día triste.

800px-Pieter_Bruegel_the_Elder-_The_Harvesters_-_Google_Art_Project

Lamentablemente la siguiente obra que debía representar los meses de abril y mayo se encuentra hoy desaparecida y, además, no son muchos los datos que se conocen sobre ella.

La siega del heno

es la tabla que representa los dos siguientes meses. La pieza se conserva en el Palacio Lobkowicz en Praga y sigue las mismas características que sus predecesoras; la disposición de los personajes en primer término hace que el autor disponga de una gran superficie para representar el paisaje natural.

En verano con los meses de agosto y septiembre está representado por la tabla de La Cosecha, también conocida como Los Cosechadores que hoy se exhibe en el Museo de Arte de Nueva York en EEUU. En esta tabla se puede establecer una clara división entre la zona derecha e izquierda. En la derecha los campesinos se encuentran comiendo y descansando tras la larga jornada de trabajo en la parte del campo que ya está cosechada. Mientras en la zona izquierda, el margen del campo aún sin devastar dibuja una línea serpentinata y los campesinos se afanan en sus quehaceres. La luz dorada baña todo el paisaje que está dominado por los cromatismo ocres y amarillentos.

La última de las tablas que aquí analizamos representa los meses de octubre y noviembre y lleva por título El regreso de la manada. En ella se representa como los campesinos acuden a la montaña para recoger el ganado que ha pasado la época estival pastando pero que ahora vuelve para pasar el crudo invierno. En primer término, los pastores guían el rebaño hacia la cima de las montañas en un costoso intento en contra del viento que les golpea de cara.images (1)

Por el contrario, el río discurre lánguidamente encajado en los valles mientras que los árboles ya pelados y sin hojas nos avisan de lo cerca que se encuentra el invierno. En lo alto del cielo las nubes negras auguran tormentas y así parece como si los propios campesinos quieran escapar de las fuerzas de la naturaleza.

Categorías: Pintura, Renacimiento