Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX Suicidio colectivo de Siqueiros

Suicidio colectivo de Siqueiros

Publicado por A. Cerra

El pintor mexicano David Alfaro Siqueiros estaba en 1936 en la ciudad de Nueva York. Y allí impartió sus sesiones artísticas de Experimental Workshop, unos talleres creativos de gran éxito debido a su peculiar mezcla de artista que se atrevía a la experimentación más absoluta y además su arte era capaz de rodearlo de su ideología política. Unos talleres a lo que asistió el propio Jackson Pollock, que se quedó fascinado por ellos.

Suicidio colectivo de Siqueiros

Pero en aquellas de sesiones además de influir en Pollock, el gran maestro del action painting, también Siqueiros creaba obras relevantes. Y una fue este gran Suicidio colectivo pintado con lacas sobre una madera de dimensiones considerables (124 x 183 cm.). Una obra que hoy se conserva en el MoMA de Nueva York.

En ese momento Siqueiros estaba en una fase de experimentación con materiales industriales y también en cuanto a las técnicas. De ahí que usara las lacas para conseguir un efecto acuoso, pero también llama la atención que muchas figuras las figuras usando plantillas, o que empleara el aerógrafo o una pistola atomizadora. Con todo consigue una peculiar imagen, en la que se combina lo narrativo y lo figurativo, con otras partes más expresionistas, casi abstractas, como es la mitad superior de la tabla.

Y es que este artista era revolucionario tanto en su idea de pintar como en los temas que elegía para ello. Es cierto que toda la generación del Muralismo mexicano fueron creadores comprometidos con sus ideales políticos, pero posiblemente el más extremista fue Siqueiros en comparación con Diego Rivera o José Clemente Orozco.

Para esta ocasión decide representar un episodio de la conquista de México por parte de los españoles. Vemos a los colonizadores a caballo, están a la derecha, y se descubre cómo han derribado una escultura indígena. Mientras que a la izquierda, los indígenas se están suicidando de forma colectiva. Unos se lanza al vacío por un acantilado y otros se clavan a sí mismos sus armas.

Es todo un manifiesto sobre su concepto de la vida y de la libertad, un ideario en el que es mejor estar muerto que dominado. Y aunque la imagen se basa en un momento de la historia mexicana, y evidentemente muestra su oposición a la lejana conquista de su México natal, no hay que entender en exclusiva como una crítica a los españoles, si no aquellas políticas de dominio y también de exterminio. Él está en contra cualquier totalitarismo. De hecho, en estos mismos años viajó a España, envuelta en una sangrienta Guerra Civil. Y viajó para unirse al bando republicano y luchar contra el fascismo que representaba Francisco Franco, que finalmente resultaría vencedor en aquella barbarie.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX