Arte

Inicio Pintura, Renacimiento El suicidio de Lucrecia, Durero

El suicidio de Lucrecia, Durero

Publicado por Laura Prieto Fernández

Alberto Durero ha representado en sus obras de manera magistral la dicotomía entre belleza y la fealdad, en sus lienzos y grabados se aprecia por partes iguales obras dignas de los cánones más clasicistas en contraposición con otras obras mucho más “particulares”. Si bien es cierto que en las composiciones de sus lienzos el artista flamenco siempre incorpora una vertiente enigmática que con los años ha adquirido una gran carga en esotérica, si hay alguna obra de Alberto Durero–ya sea lienzo o grabado- que se presente de una manera enigmática ante el gran público es sin lugar a dudas El suicidio de Lucrecia o La muerte de Lucrecia.

Durer,_lucrezia

Alberto Durero (1471 – 1528) se ha convertido en la figura artística más destacada del periodo renacentista fuera de Italia. Pintor y grabador excepcional, su pintura transcendió las fronteras y los años llegando a ser referente de artistas vanguardistas y contemporáneos. Durero marcará la transición entre las formas tradicionales ancladas en la estética medieval, la influencia de los múltiples detalles de los primitivos flamencos y la pintura naturalista y realista de la estética renacentista.

La obra que aquí nos ocupa es un lienzo sobre tabla de madera de tilo que en la actualidad se encuentra en Antigua Pinacoteca de la ciudad de Múnich en Alemania. Bajo una temática histórica – mitológica el artista representa el suicidio de Lucrecia. Según la versión de Tito Livio Lucrecia era una de las mujeres más bellas y respetadas del antiguo Imperio Romano; hija del cónsul Espurio Lucrecio Tricipitino y esposa de Colatino albergó en su casa a su primo Sexto Tarquinio cuando su esposo se encontraba fuera de la ciudad. Tarquinio aprovechó la oscuridad de la noche para llegar a su alcoba y violar a Lucrecia, ésta se vio incapaz de soportar la vergüenza de la violación y decidió quitarse la vida.

El lienzo de Durero representa los momentos posteriores de la violación, cuando la joven Lucrecia decide quitarse la vida. Se trata de un lienzo de formato vertical y grandes dimensiones, casi de tamaño natural en donde el artista ha representado a la joven Lucrecia en una estancia estrecha y poco iluminada completamente desnuda. Parece ser que el lienzo de Durero estaba más orientado a los estudios de proporción que ha representar fielmente la historia de Lucrecia. En el cuerpo de la joven se aprecia un gran estudio anatómico con las proporciones bien cuidadas y representado de una manera natural contrastando con un rostro encrespado, poco estético, que más que amargura parece estar endemoniado.

Quizás sea esta sea la razón por la que el cuadro de Durero ha presentado pocos adeptos a lo largo de los años, sin embargo también encontramos artistas, como el vanguardista Chirico, al que el lienzo de Lucrecia ha servido de inspiración. Según los estudios realizados, la obra fue modificada tras su ejecución cubriendo con un paño blanco el sexo, en origen desnudo de la joven. Además la obra de Durero fue descubierta bajo un cuadro de la misma temática pintado por el artista Luchas Cranach el Viejo.

Categorías: Pintura, Renacimiento