Arte

Inicio Escultura, Neoclásica La muerte de Lucrecia de Campeny

La muerte de Lucrecia de Campeny

Publicado por A. Cerra

Damián Campeny (1771 – 1855) es uno de los mejores escultores del estilo neoclásico en España. Y sin duda, una de sus obras más emblemáticas es este mármol que representa la Muerte de Lucrecia, y que en la actualidad se expone en el Palacio de Lonja del Mar en Barcelona.

Muerte de Lucrecia de Campeny

La obra la realizó en Roma, durante los años en que residió formándose en la capital italiana y donde estableció contacto con el gran maestro Antonio Canova, quien con obras como el retrato de Paolina Borghese o la escena mitológica de Eros y Psique es la gran referencia de la escultura neoclásica, y sin duda un influencia clave en la producción de Campeny.

Aquí vemos a la mujer ya muerta, sentada con el brazo izquierdo cayendo sin vida, la cabeza en una posición imposible para el cuello y el cuerpo prácticamente todo él a la vista gracias a la túnica tan ceñida, que nos puede parece transparente pese a ser mármol. Sin duda, una composición esencialmente neoclásica, como el tema elegido.

Lucrecia era la esposa de un patricio de la Roma del siglo VI antes de Cristo. Una mujer bella que fue violada por Tarquino, el hijo del rey de Roma. Una violación que se supo públicamente, por lo que la mujer sintió tanto dolor y vergüenza que acabó suicidándose. Esa muerte es la que nos presenta Campeny.

Vemos como ella misma se ha clavado un puñal en el corazón, del que queda aparente la herida, mientras que el cuchillo ha caído al suelo y está a sus pies.

Lo cierto es que si conocemos el relato de la Antigüedad se le puede poner más literatura a la obra, pero en realidad su plasticidad es tal que podemos identificar sin problema que se trata de un suicidio femenino, ya que el peso del cuerpo inerte nos cuenta todo la escena.

En definitiva, que estamos ante una obra de gran calidad, y en la que se ve que el pensionado que recibió Campeny para estudiar en Roma realmente lo aprovechó, ya que apreciamos que su escultura está absolutamente influida por el conocimiento del arte clásico y también por lo aprendido viendo al gran maestro Canova.

De hecho, este escultor aunque también trabajó otros temas de asunto religioso como la Degollación de San Juan Bautista o de inspiración en personajes históricos como su Cleopatra, ambas conservadas en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, la verdad es que casi toda su producción es de temática mitológica, con obras con títulos como Vestal, Aquiles arrancándose la saeta o la Fuente de Neptuno que hizo para la población catalana de Igualada.

Categorías: Escultura, Neoclásica