Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Vista de Nuremberg de Durero

Vista de Nuremberg de Durero

Publicado por A. Cerra

El pintor alemán Albert Durero ha pasado a la Historia del Arte por ser el máximo representante de la creación renacentista en tierras germánicas. Y sobre todo es conocido por su intensa labor como grabador, o por sus pinturas de temática religiosa y sus numerosos autorretratos. Sin embargo, no es muy conocida su faceta como paisajista.

Vista de Nuremberg de Durero

En ese género realizó diversas vistas de montañas, pero también creó vistas de su ciudad de nacimiento. Y eso es lo que representa en esta obra que hizo entre los años 1496 y 1497, en la que vemos una panorámica de su ciudad natal de Nuremberg, que hoy se conserva en el Kunsthalle de Bremen, en Alemania.

Lo más posible que es que este cuadro no sea una obra de paisaje como tal, sino más bien un estudio previo de trabajo al que el artista recurría para crear los fondos de otras composiciones. Sin embargo al mismo tiempo también podemos decir que es algo más que un boceto, ya que se pueden observar ciertos detalles pintados con mucha minuciosidad.

Además de que ha sabido generar cierto ritmo, como si la imagen fuera a contemplarse de manera individualizada. De ahí que se haya cuidado bastante la distribución equilibrada y compensada de torres y chapiteles que rompen el horizonte bajo, rompiendo así la monotonía. E igualmente, la imagen tiene cierto dinamismo gracias al trazado curvo de su calle principal.

Lo cierto es que es una obra que nos muestra un pintor completamente distinto al que estamos acostumbrados, ya que las grandes obras de Durero como La Adoración de los Magos, por no hablar de sus más impresionantes grabados, como los que ilustran el Apocalipsis de San Juan, obras en las que vemos a un artista de exquisito y poderoso dibujo. Sin embargo, aquí la técnica de la acuarela nos da una pincelada mucho más suave, y le permite plasmar su excelente dominio de la luz.

El caso es que el dominio de las acuarelas lo consiguió lograr durante el primer viaje que hizo a Italia en el año 1494. De hecho, muchos de sus paisajes montañosos los hizo sobre todo al atravesar los Alpes en ese viaje. Si bien, esta Vista de Nuremberg ya es posterior y obviamente la hizo en su lugar de residencia. Por eso ya se puede ver que no solo domina la técnica de la acuarela, sino que ha aprendido mucho tras su viaje a tierras italianas, donde conoció de primera mano el Renacimiento del Quatrocento. Algo que influyó en su pintura, y a través de él en todos los artistas alemanes del siglo XVI.

Categorías: Pintura, Renacimiento