Arte

Inicio Arquitectura, Gótica La lonja de Valencia

La lonja de Valencia

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Lonja de Valencia o Lonja de la Seda es un edificio civil construido en el XV, conocido como el Siglo de Oro Valenciano. Su construcción se enmarca dentro de las corrientes estilísticas góticas o renacentistas y su función era principalmente comercial. De hecho este nuevo edificio se construyó en sustitución de una antigua lonja denominada Lonja del aceite, este edificio respondía a las características de lonja italiana de modelos abierto. La nueva lonja valenciana se construyó como un edificio cerrado dedicado a cualquier tipo de transacciones comerciales pero muy especialmente la seda.

la_lonja_8

La construcción presenta cuatro espacios bien diferenciados: La Sala de Contratación, El Consulado del mar, El Patio de los Naranjos y la Torre. La primera de las salas estaba destinada a las transacciones comerciales mientras que el Consulado se destinaba a resolver los asuntos judiciales y litúrgicos relacionados con la actividad comercial.

Su construcción comenzó en 1481 de la mano de los arquitectos Pere Compte y Joan de Ivarra pero la prematura muerte de Ivarra hizo que Compte se quedara como único encargado de la construcción. En 1506 la muerte de Compte hizo que Joan Corbera se encargara de la construcción de la tercera planta y junto con Domingo Urtiaga se añadió la ornamentación del edificio.

La influencia de la Lonja de Mallorca construida por Sagrera se hace patente en la construcción y diseño seguidos por Compte. El edificio es de planta rectangular y en su interior la Sala de contratación -también rectangular- se divide en tres naves a través de altísimas columnas de corte helicoidal con los nervios muy marcados que se ramifican hasta forma una compleja bóveda de arista cuatripartita. La sala queda configurada como un espacio amplio y diáfano donde llevar a cabo la actividad comercial.

El exterior almenado está dividido en dos espacios diferentes, a la derecha la Sala de Contratación a la que se accede por unas escaleras y un gran arco apuntado. La altísima torre de aspecto macizo también es almenada; la parte de la izquierda es la reservada para el Consulado. Está dividido en tres plantas bien diferenciadas desde el exterior, la baja con vanos rectangulares, la planta noble con vanos también rectangulares y tripartitos separados por final columnas con tracería. El último piso es el más ornamentado de los tres, en él destaca la galería de arcos flamígeros rematada por medallones pareados y pináculos. Al interior la zona del Consulado destaca por su magnífico artesonado de madera que recuerda a los motivos del arte musulmán.

La torre de sección cuadrangular es más alta que el resto del edificio, en su interior una escalera de caracol sirve de acceso a la parte superior donde se encontraba la prisión destinada a los mercaderes que resultaban culpables en los litigios.

lonja-valencia

La Lonja de la Seda representa el poder económico y comercial de la ciudad en pleno siglo XV, durante esta etapa la ciudad gozó de gran popularidad y se llevaron a cabo algunas de las mejores manifestaciones artísticas y culturales que ha vivido el reino de Valencia.

Categorías: Arquitectura, Gótica