Arte

Inicio Arquitectura, Islámica Mezquita Djeneé

Mezquita Djeneé

Publicado por Laura Prieto Fernández

Cuando pensamos en construcciones arquitectónicas realizadas en barro, automáticamente vienen a nuestra mente obras poco significativas, de reducidas dimensiones y más bien efímeras, nada más lejos de la realidad. La obra que aquí analizamos es una de las construcciones más significativas de la arquitectura islámica y está completamente realizada en barro; se trata de la gran mezquita de Djenné. Ubicada en la ciudad homónima, en la región del Sahel, en Malí, se trata del mayor edificio levantado en barro de la historia, así como el más antiguo construido en este material.

Gran_Mezquita_de_Barro_Djenn_

Los orígenes de la construcción no son del todo claros y su datación aún a día de hoy levanta múltiples disputas pero según los textos hallados al respecto parece ser que la obra debió de construirse entre el siglo XIII o el XIV. En algunas crónicas escritas a mediados del siglo XVII se relata cómo en torno al año 1180 el sultán Kumburu mandó derruir su propio palacio para levantar una mezquita tras convertirse al islam; la mezquita fue construida en barro al igual que el resto de la construcciones de la ciudad. Fue su sucesor el encargado de levantar las torres de la construcción y el sucesor de éste quien rodeó la mezquita de un muro defensivo.

Levantada sobre una especie de plataforma de tres metros de altura que previene los daños estructurales en caso de crecida del río Beni, la mezquita cuenta con una planta más trapezoidal que rectangular y sus muros exteriores se han realizado en adobe o ferey y han sido revestido con una masilla también de barro que los impermeabiliza y les confiere un aspecto más uniforme. Por otro lado, los muros exteriores han sido reforzados con madera de palma hasta llegar a una altura de los sesenta centímetros, los troncos de palma sirven tanto de decoración como de andamiaje fijo en caso de tener que realizar reparaciones en la fachada. La misma madera se utilizó para realizar la cubrición del edificio donde, además, se incorporaron una especie de canalones realizados en cerámica que prevenían que el agua de lluvia que esporádicamente cae en la zona resbalase por las paredes de barro de la mezquita.

El acceso al recinto puede realizarse por seis entradas diferentes, sin embargo es la entrada de la zona norte la principal. En el shan o patio interior encontramos tres alminares o minaretes de los cuales el mayor de ellos cuenta con unos veinte metros de altura. Tres de los cuatro lados que forman el patio son galerías porticadas mientras que el otro que al aire libre.

Por su parte la sala de oraciones o haram mide unos 50 x 26 metros y cuanta con múltiples pilares cuadrangulares que sostienen la techumbre de madera. Se trata de un espacio oscuro que apenas cuanta con iluminación, la luz entra por pequeños e irregulares vanos abiertos en los muros de barro.

En el año 1988 tanto la Gran Mezquita de Djenné como la ciudad entera fueron incorporadas a la lista de Patrimonio de la Humanidad.

Categorías: Arquitectura, Islámica