Arte

Absolute Towers

Publicado por A. Cerra

Hace unos pocos años, estas dos torres ubicadas en Mississauga, en el área de la ciudad canadiense de Ontario, fueron galardonadas como el mejor edificio que se había construido en 2012 en América.

Si bien en realidad, las dos torres Absolute Towers se integran en un complejo más amplio de cinco grandes edificios denominados Absolute City Center. Pero queda claro que son las dos más altas, además de las últimas que se construyeron y las que han recibido más elogios por su atractiva arquitectura. De hecho, por sus formas ondulantes y curvadas, se las conoce como el nombre de Marilyn Monroe.

Absolute Towers de Ontario

Son dos torres que a simple vista parecen idénticas, pero en realidad una es más alta que la otra, ya que la Absolute A alcanza los 170 metros de altura y las 56 plantas, mientras que la B “solo” tiene 50 plantas y 150 metros de alto.

Lo cierto es que su construcción fue fruto de un concurso internacional publicado en 2007 y en el que resultó vencedor el proyecto de la firma MAD de origen chino, la cual para la edificación en sí contó con la participación de numerosas empresas canadienses. Hasta que finalmente se concluyó la obra en un plazo de 5 años.

Lo más característico de las torres es la torsión a la que parecen sometidos estos rascacielos de acero y vidrio, un efecto que de alguna forma consigue naturalizar la obra. Les otorgan un aspecto orgánico y las humaniza. Además de que la perspectiva que proporcionan va variando según el lugar desde el que se miren. Es una solución muy interesante para hacer rascacielos sin que prevalezca el concepto de la verticalidad y el desafío a la altura. Y eso se consigue con un giro de 1 y 8 grados en las base de cada piso.

Una idea que hace que no solo se tenga perspectivas muy variadas del inmueble dependiendo del ángulo de visión. Sino que cada piso, con sus balcones, cuando nos asomamos a él, puede dar unas sensaciones distintas de la torre dónde estamos y de su vecina. Por cierto, unos balcones muy importantes para la sostenibilidad ambiental de cada vivienda, ya que son elementos que facilitan la insolación en invierno y la sombra en verano, ahorrando así en climatización.

En definitiva, que los arquitectos no solo han optado por esa forma para darle ritmo a la construcción, sino sobre todo porque es una solución para crear interrelaciones con el entorno y con los habitantes. Es una idea muy importante para quiénes concibieron la forma de las Absolute Towers ya que lo plantean como una forma de rehabilitar la zona, y es que Mississauga es una población del extrarradio de Ontario, sin demasiados atractivos arquitectónicos de manera que esta edificación pretende provocar emociones y relaciones con los habitantes.

Categorías: Arquitectura, Contemporánea