Arte

Inicio Arquitectura, Contemporánea Pirámide Transamerica de San Francisco

Pirámide Transamerica de San Francisco

Publicado por A. Cerra

Habitualmente los rascacielos de Estados Unidos se encuentran en la costa este del país. En especial en Nueva York, con edificios tan emblemáticos como el Empire State o el Chrysler Building. Pero en realidad, hay rascacielos en todas las grandes urbes estadounidenses, incluyendo una ciudad como San Francisco en el estado de California, cuyas condiciones orográficas y sus habituales seísmos parece que no hacen muy recomendable la presencia de estos gigantes de la construcción.

Pirámide Transamerica de San Francisco

Pero en cambio los hay, y el más alto de todos se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad, no tanto como el Golden Gate, pero casi. Hablamos de la Pirámide Transamerica.

Esta construcción alcanza los 260 metros de altura, y desde que se concluyó en 1972 sigue siendo la más alta de San Francisco. Es una obra del arquitecto William L. Pereira, quién planteó esa peculiar forma piramidal con un diseño muy futurista que en principio obtuvo muchas críticas, y casi nadie la apoyó salvo la compañía Transamerica que le encargó el trabajo. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha convertido en un icono de la urbe.

Hoy en día, ya no es propiedad de esa compañía, aunque sigue manteniendo su nombre, su logotipo y su función como edificio de oficinas. Y así se sigue cumpliendo con uno de los preceptos que el propietario de la empresa le encargó al arquitecto. Que creara un lugar de trabajo luminoso. Algo que se logra con tanta altura y con las más de 3.600 ventanas que tiene el edifico.

Su forma piramidal no solo es una cuestión estética, también es muy importante en su concepto estructural. De hecho, el edificio se levanta a partir de unos colosales pilares de hormigón de trazado oblicuo. Sobre ellos se levanta todo, y generan luego un sistema de pilares en X para aguantar todo el armazón y sobre todo ser capaz de resistir posibles terremotos. Una eficiencia que ya se ha comprobado, porque una obra tan alta como esta ya ha tenido que soportar seísmos con una intensidad superior a los 7 puntos en la escala Richter.

Todo él está construido con ese hormigón armado, con acero y con vidrio. Pero su aspecto externo se lo da el cuarzo granulado usado en sus cuatro fachadas. Ese color es característico, pero también lo es su aguja de unos 65 metros recubierta de aluminio, y que se ilumina por las noches y de forma especial en fechas puntuales.

Así como también es muy reconocible su perfil con las dos piezas a modo de triángulos invertidos que surgen a partir de la planta 29. Pero no es un detalle decorativo, en realidad tienen función estructural y también funcional, ya que actúan como contrafuertes y como espacio para la caja de escaleras a un lado y de ascensores al otro, de los cuales hay hasta 18, aunque no todos llegan hasta el piso 48, el más alto de la Pirámide Transamerica.

Categorías: Arquitectura, Contemporánea