Arte

Inicio Arquitectura, Contemporánea Sangath de Balkrishna V. Doshi

Sangath de Balkrishna V. Doshi

Publicado por A. Cerra

El arquitecto indio Balkrishna Vithaldas Doshi ha recibido este mismo mes de marzo el premio Pritzker 2018, un galardón que está considerado como el máximo honor mundial para la disciplina artística de la arquitectura. Y realmente en el caso de B. V. Doshi es una justa recompensa a su larga trayectoria constructiva, en la que ha sido muy importante la labor social en su país, la India.

Sangath, el estudio de B. V. Doshi

Doshi, nacido en 1927 en la ciudad de Pune, lleva trabajando desde los años 50 del pasado siglo XX. Y tuvo unos inicios más que influyentes, ya que durante su estancia en Europa trabajó codo con codo ni más ni menos que con el suizo Le Corbusier, autor de obras tan emblemáticas para la arquitectura contemporánea como Villa Saboya o la Unidad Habitación.

El caso es que retornó a la India con las lecciones bien aprendidas, y una vez allí fue capaz de fusionar la moderna arquitectura con las tradiciones constructivas de su país, sin duda mejor adaptadas tanto a su clima, a las condiciones de vida y a la propia filosofía de los locales.

Esa fusión de elementos modernos y tradicionales es lo que caracteriza toda su obra, bien sean grandes encargos como el Tagore Memorial Hall de 1966 o las viviendas de bajo costo que realizó en Aranya. Y todos los críticos de arquitectura se ponen de acuerdo a la hora de decir que el mejor compendio de todas sus ideas sobre arquitectura se dan en su propio estudio de trabajo, que construyó hacia 1980.

Ese estudio se encuentra en la ciudad de Ahmedabab, donde desarrolló el primer encargo de Le Corbusier, y donde también coincidió con otra de sus grandes influencias, el arquitecto nacionalizado norteamericano Louise Kahn.

El estudio se llama Sangath, una palabra que viene del sánscrito y que vendría a significar algo así como moverse juntos. De su forma externa lo primero que llama la atención son las bóvedas de cañón hechas de hormigón. Y los espacios habitables están semienterrados, sin duda extraordinariamente relacionados con el entorno. De hecho, ese entorno forma parte de la edificación ya que los jardines o los estanques de agua tienen una importante función, tanto por motivos meteorológicos como de inspiración.

Todo ha de fluir, la arquitectura, el verde del césped, los espejos de agua, o los montículos naturales o construidos. Por cierto, estas bóvedas generan unas condiciones lumínicas muy concretas en la zona de trabajo y en las áreas comunes.

Interior del estudio del arquitecto indio

Y como siempre hay elementos tanto modernos, por ejemplo la crudeza del hormigón, como tradicionales, ya que esas mismas bóvedas de hormigón se cubren con los típicos mosaicos realizados con trozos reciclados de cerámica.

En definitiva, que como decíamos antes el Sangath es un resumen de todas las inquietudes que plasma Balkrishna V. Doshi en sus edificios, en los que generalmente plantea una relación del hombre con su entorno.

Categorías: Arquitectura, Contemporánea