Arte

Inicio Arquitectura, Contemporánea Puente del Milenio en Londres

Puente del Milenio en Londres

Publicado por A. Cerra

Esta es una de las últimas grandes obras de arte que se ha construido en Londres en los últimos tiempos. Un puente moderno que une ambas orillas del Támesis que en sí mismo es una obra de arquitectura, ingeniería y también escultura. Y de hecho en su diseño y ejecución han intervenido personas muy relevantes del panorama artístico inglés actual. Entre ellos el célebre arquitecto Norman Foster, autor de edificios claves de la arquitectura contemporánea como el Shanghai Bank en Hong Kong.

Puente del Milenio

Puente del Milenio

Pero como decimos el Puente del Milenio o Millenium Bridge es una obra colectiva, porque además del estudio de Norman Foster, también participaron los prestigiosos ingenieros de la consultoría Arup, así como el escultor sir Anthony Caro, famoso por su arte del ensamblaje.

El resultado sin duda es un puente espectacular. Este puente colgante a un lado tiene Tate Modern, uno de los grandes templos del arte contemporáneo a nivel mundial por sus innovadoras exposiciones. Mientras que en la otra orilla se halla una de las zonas más monumentales de la capital, entre la que destaca la Catedral de San Pablo, cuya presencia se ha tenido muy en cuenta en el punto de instalación concreto del Millenimum Bridge, ya que desde él se consiguen las mejores fotos de la gigantesca cúpula de la catedral construída por Christopher Wren.

Por su nombre se puede deducir que es un puente que se inauguró en el año 2000, siendo el único puente completamente peatonal de Londres.

Tiene una envergadura de 320 metros, y aunque es colgante, la verdad es que es muy poco profundo, ya que es un diseño muy innovador. En ambas orillas tiene unos apoyos en forma de Y de los que parten ocho cables que son los que sostienen el tablero o paso de puente, que tiene cuatro metros de anchura. Y a su vez hay brazos transversales también de acero para sujetar mediante abrazaderas los cables largos. Eso es lo que permite que no tenga mucha profundidad y que siempre se pueda contemplar el entorno.

Su diseño original es verdaderamente revolucionario y ha pasado a ser una importante obra del patrimonio civil londinense. Pero además su uso ha supuesto un importante descubrimiento que ya se ha aplicado en otros puentes.

Cuando se inauguró, fueron tantas las personas que fueron a estrenarlo que se notó que se desvío lateralmente. Así que se estudió el porqué, si era cuestión de peso o de mala ejecución. Ese estudio sirvió para descubrir los efectos de los pasos acompasados de miles de personas al mismo tiempo, algo que se ignoraba, y que se ha arreglado con la incorporación lo más disimulada posible de unos grandes amortiguadores. Algo que como decíamos se ha incorporado a nuevos y semejantes proyectos de arquitectura e ingeniería.

Categorías: Arquitectura, Contemporánea