Arte

Inicio Arquitectura, Románica Castillo de Molina de Aragón

Castillo de Molina de Aragón

Publicado por A. Cerra

Castillo de Molina de Aragón

El enorme castillo de Molina de Aragón paradójicamente está en antiguo territorio castellano y no aragonés, de hecho en la actualidad es territorio de la provincia española de Guadalajara. Se trata de una fortaleza dividida en dos partes. Por un lado la zona rodeada por la muralla que remonta sus orígenes al siglo XII y por otra en el punto más alto se encuentra la conocida como Torre de Aragón, de construcción independiente y que se levantó donde primero hubo un castro de época celtíbera y después un castillo musulmán construido en los tiempos que están tierras se incluían en los dominios de Al-Andalus.

La muralla está jalonada por varias torres de vigilancia, y aunque hoy en día la población de Molina de Aragón se encuentra a los pies del castillo, en origen casi todas las casas de la localidad podrían estar intramuros. Incluso se han encontrado los restos de una iglesia románica.

El castillo propiamente dicho era la residencia del Señor de Molina, y lo hizo construir Manrique de Lara. A él se entra por un portón abierto por un arco flanqueado por dos torres y con otras importante medidas de defensa, además de que todo está construido con unos muros de piedra tremendamente gruesos y resistentes. Y por si fuera poco hay un sistema de torreones donde habitaban los soldados, ya que la residencia señorial con todas sus dependencias estaba en el centro y con el patio de armas.

Mientras que más arriba está la Torre de Aragón, la cual tiene una planta pentagonal y su propio amurallamiento. Si bien lo que ha llegado hasta nuestros días está muy transformado por la reconstrucción que se llevó a cabo en el siglo XIX. Lo que no ha cambiado demasiado desde sus orígenes, es que en la planta más alta, la tercera, y desde su terraza almenada se disfruta de un vasta panorámica de toda la zona, que comprendía el antiguo Señorío de Molina.

Un territorio que durante la Edad Media siempre fue fronterizo entre los reinos de Castilla y Aragón, pero que gozó de independencia durante mucho tiempo. De hecho la explicación de ese topónimo tiene que ver con ese espíritu independiente. Ya que cuando el territorio quiso ser anexionado por Castilla, sus habitantes prefirieron ser súbditos durante un tiempo del rey aragonés, y fue entonces cuando se le dio el nombre de Molina de Aragón, que todavía conserva.

En la actualidad es el castillo más grande de cuantos hay en la provincia de Guadalajara y en gran parte es visitable. Por lo que es una inmersión muy interesante en la historia medieval española.