Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Retrato de Alfonso V de Aragón de Juan de Juanes

Retrato de Alfonso V de Aragón de Juan de Juanes

Publicado por A. Cerra

Retrato de Alfonso V de Aragón de Juan de Juanes

Este óleo pintado sobre tabla en 1557 es una obra que está muy bien documentada y podemos ir conociendo todo el proceso que se llevó a cabo para su creación.

El retrato del monarca Alfonso V de Aragón le fue encargado al prestigioso pintor Juan de Juanes, que con obras como esta u otros cuadros de carácter religioso, es uno de los más representativos de la pintura española del siglo XVI. Pues bien este pintor fue el elegido por los Jurados de Valencia para hacer este retrato. Del que incluso sabemos el precio que se pago, 50 libras de la época.

Hay que tener en cuenta que cuando el artista recibió el encargo, ese rey llevaba prácticamente 100 años muerto, de manera que no podía posar para él. Pero el espíritu de hacer un retrato todo lo fidedigno posible le llevó a basarse en una obra anterior. Una creada por uno de los grandes retratistas italianos del pasado siglo, Pisanello, quien había hecho una medalla conmemorativa del rey aragonés en 1449.

De ahí tomó los rasgos fisionómicos o el detalle de mostrar al mismo tiempo corona y casco. Pero en cambio hay otros elementos que son del siglo XVI y no del XV. Por ejemplo, la armadura. Una vestimenta bélica, lo que se complementa con su actitud de no cubrirse la cabeza, algo que expresa magnanimidad, y ese era su sobrenombre: el Alfonso V el Magnánimo.

Algo que se refuerza por el libro que hay bajo la corona bellamente decorada con piedras preciosas. Ese libro se puede identificar con una obra de Julio César, algo que le da enjundia de gran gobernante y también de persona de vasta cultura.

Es decir se recurre a plasmar la mejor combinación posible para un rey y para cualquier gobernante, ser una persona fuerte pero también sabia. Algo muy del gusto de la época. De hecho, en la medalla que le hizo Pisanello, también se puede leer “triunfador y pacífico”, en alusión a su saber hacer con las armas pero también con las letras.

Y, ¿por qué a un rey español lo acabó pintando un artista italiano? Muy sencillo, porque durante varios siglos los reyes de Aragón, y después los de España, también reinaban en otros lugares de Europa, y especialmente en Nápoles. De hecho, Alfonso V el Mangnánimo que había nacido en el pueblo castellano de Medina del Campo en 1396, acabó muriendo junto al mar Mediterráneo, en su palacio real de Nápoles en el año 1458.

En la actualidad, esta obra de Juan de Juanes se expone en el apartado de pintura renacentista del Museo de Zaragoza.