Arte

Inicio Arquitectura, Gótica Enterramientos en Westminster

Enterramientos en Westminster

Publicado por Laura Prieto Fernández

Con el paso de los años la conocida Abadía de Westminster se ha convertido en todo un icono de Inglaterra, no sólo por su belleza arquitectónica inigualable sino también por la gran cantidad de enterramientos que alberga en su interior. Debemos señalar que la Abadía se encuentra en las inmediaciones del Palacio de Westminster, en Londres. Hasta el siglo XVI contaba con el estatus de catedral, sin embargo, desde entonces forma parte de las conocidas como Royals Peculiars, un conjunto de iglesias o templos británicos que no dependen de ninguna diócesis; este hecho hace que el templo, no reciba ningún tipo de financiación pública, sino que se mantenga tan solo de sus propios fondos.

En origen el templo fue levantado por orden del monarca Enrique II con el fin de dedicársela al fallecido Eduardo El Confesor y ya en la segunda mitad del siglo XIII, sus restos mortales descansaban a los pies del altar mayor bajo una suntuosa cripta. Este se convirtió en el primer enterramiento que acogía la Abadía. Desde entonces y hasta 1760 – desde la muerte del rey Jorge II el lugar de enterramiento fue Windsor- prácticamente todos los monarcas británicos, así como sus cónyuges descansan bajo los muros de Westminster.

Pero en los muros de la abadía no sólo descansan miembros de la familia real, también lo hacen importantes personajes de la aristocracia o el clero; los primeros solían reposar en las capillas adosadas a las naves mientras que éstos últimos lo hacían en las distintas pandas del claustro. Pronto, personajes famosos que habían estado relacionados con abadía tuvieron en ella su lugar de descanso, por ejemplo Geoffrey Chaucer autor de los conocidos Cuentos de Canterbury.
Chaucer inauguró el conocido hasta ahora como Rincón de los Poetas, una zona en el transepto sur dedicada al enterramiento de personajes literarios (Shakespeare, Lord Bayron etc.) Lo cierto es que el Rincón de los Poetas se ha convertido más en un lugar reconocimiento que en uno mortuorio. Algunos restos mortales fueron trasladados aquí después de llevar muchos años fallecidos y otros, tan sólo cuentan con una placa honorífica, aunque sus restos no descansan aquí.

Desde mediados del siglo XVII se extendió la práctica de enterrar en Westminster personajes destacados como militares – el almirante Robert Blake fue el primero- políticos e incluso científicos. De hecho, una de las tumbas más famosas y visitadas de la abadía es precisamente la de Isaac Newton, el científico que revolucionó los conocimientos científicos sobre la gravedad.

Con el tiempo, ser enterrado en Westminster ha sido uno de los mayores honores que se pueden conceder en Londres, sin embargo, las limitaciones de espacio han hecho que, desde principios del siglo XX, la inhumación se haya sustituido en la abadía por la incineración.

A modo de curiosidad, podemos señalar como a los pies de la abadía descansan los restos mortales de un soldado desconocido fallecido en la Primera Guerra Mundial, en realidad, no conocemos a quien pertenecen los restos mortales ero lo cierto es que ésta es la única tumba en la que está prohibido pisar.

Categorías: Arquitectura, Gótica