Arte

Inicio Arquitectura, Renacimiento Iglesia de San Pablo en Valladolid

Iglesia de San Pablo en Valladolid

Publicado por Laura Prieto Fernández

La iglesia de San Pablo de Valladolid es una de las arquitecturas más representativas de la capital castellano – leonesa. La famosa iglesia forma parte de un conjunto conventual dirigido por la orden de los dominicos desde el siglo XVI.

El templo se levantó en el mismo recinto que antes ocupaba la primitiva iglesia de una orden mendicante realizada en madera y que en 1445 Fray Juan de Torquemada decidió sustituir por templo por una edificación de piedra más acorde al poderío de la villa vallisoletana. Tras la muerte del mecenas Fray Alonso de Burgos siguió costeando los gastos de la obra, bajo su cargo se realizaron el Colegio de San Gregorio (anexo a la iglesia) y su capilla funeraria y en la zona del convento se levantó el refectorio y el claustro además de las fachadas del transepto de la iglesia. De esta época también podemos datar –hacia 1500- la singular fachada de la iglesia que fue proyectada por el artista hispano flamenco Simón de Colonia.

640px-Fachada_de_la_iglesia_conventual_de_San_Pablo_(Valladolid)

A principios del siglo XVII y gracias a la intervención del Duque de Lerma, Felipe III estableció la corte de su imperio en Valladolid. El valido decidió entonces acometer algunas reformas en el templo con el fin de adecuarlo a una función funeraria: se amplió la iglesia siguiendo el estilo clásico, se remodelaron algunos aspectos de la fachada principal – se añadió un buen número de esculturas y se adosaron las torres laterales- y se dotó al monasterio de un importante conjunto de obras de arte.

En general, y pese a las sucesivas intervenciones, el templo sigue los parámetros estilísticos del estilo isabelino que imperaban en la Península Ibérica durante el siglo XV. Se trata de un templo de una sola nave con transepto marcado en planta y capillas laterales que se abren a lo largo de la nave. El coro se ha situado a los pies y la cabera presenta un gran desarrollo con planta ochavada.

Pese a todo, quizás lo más destacado del conjunto sea su magnífica fachada. Se trata de un cuerpo central profusamente esculpido y flanqueado por dos torres que se añadieron a posteriori. En el conjunto se pueden diferenciar dos partes diferentes: la primera de ellas se marcaría hasta la línea de imposta que se encuentra sobre el magnífico rosetón. En esta zona se ha utilizado un arco conopial que enmarca la puerta de acceso y cuyos bordes son ondulados. A su alrededor y hasta llegar a l arco carpanel del siguiente nivel se han dispuesto un conjunto de esculturas de estilo gótico que representan la Coronación de la Virgen.

En el segundo registro encontramos espacios rectangulares mucho más ordenados que siguen la estética clasicista. Los espacios rectangulares han sido decorados con esculturas de corte goticista con el fin de otorgar homogeneidad al conjunto. Las obras de esta etapa fueron patrocinadas por el Duque de Lerma por lo que a lo largo de toda la construcción podemos encontrar estrellas que hace referencia a su emblema así como el escudo del valido. La fachada se remata en un frontón triangular con decoración clasicista en el que se ha insertado el escudo de los Reyes Católicos.

Categorías: Arquitectura, Renacimiento