Arte

Inicio Arquitectura, Románica Iglesia de Santa María de Aínsa

Iglesia de Santa María de Aínsa

Publicado por A. Cerra

Este templo forma parte del Conjunto Histórico Artístico que es la población de Aínsa, en la vertiente española de la cordillera pirenaica, en la provincia de Huesca. Hoy simplemente es una iglesia parroquial, pero antaño este templo tenía el rango de colegiata.

Sus inicios se remontan a finales del siglo XI, si bien no se terminó hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XII, por lo que es un buen ejemplo de la arquitectura románica que se desarrolló en el norte de España.

Iglesia de Santa María de Aínsa

Iglesia de Santa María de Aínsa

El conjunto llama la atención por su sobriedad, todo él construido en sillería de piedra arenisca muy compacta. Aunque el paso del tiempo va dejando sus huellas, y en la actualidad ya se puede ver parte de sus piedras más viejas en tonos rojizos, fruto de la oxidación de siglos de exposición a los rayos del sol, mientras que las piedras más nuevas guardan sus colores grises originales.

Es una iglesia pequeña de una única nave rectangular y planta de cruz latina coronada por un ábside semicircular. Al ser una construcción ya de tiempos tardorrománicos, su bóveda es apuntada y apoyada en una ménsula corrida. Mientras que la cabecera se cubre con una bóveda de cuarto de esfera. En definitiva, tanto su interior como su exterior son extraordinariamente austeros.

La portada se sitúa al sur y tras un porche, se encuentra la puerta propiamente dicha protegida por cuatro arquivoltas que descansa en columnas que carecen de basas. Y sobre las arquivoltas aparece el típico crismón que se puede ver en tantas construcciones románicas de los Pirineos oscenses, como por ejemplo en la Catedral de Jaca o en la iglesia de Santa Cruz de la Serós.

Sobre esta portada se desarrolla el alero sustentado por 11 canecillos o modillones, tan sobrios como el resto del conjunto.

Originalmente la iglesia contó dos capillas adosadas a la nave en su lado de la Epístola, sin embargo, desaparecieron tras una restauración. También desde ese lado se accedía a un hospital a través del “Arco del Hospital” que es lo único que se conserva de esas construcciones anexas.
En cambio, si que se conserva la idea de cripta subterránea original, cuya superficie irregular se adapta al terreno y a la forma de la nave y el presbiterio superior. No obstante, la cripta que vemos hoy es fruto de una reconstrucción, ya que la histórica se destruyó durante el trascurso de la Guerra Civil Española.

También se conserva el claustro, de forma trapezoidal o pentagonal, en definitiva, muy irregular debido al terreno. Y todo él se desarrolla con arcadas de forma ojival y de medio punto. Esta parte se supone posterior a la iglesia, ya que se construiría entre el siglo XIII y el XIV. Y por último, hay que destacar el campanario levantado a los pies de la iglesia. Es una torre de planta cuadrada y de una altura destacada con cinco pisos, tanto que también cumplía con funciones defensivas en su tiempo.

Categorías: Arquitectura, Románica