Arte

Inicio Arquitectura, Románica Iglesia de Santa María de Ujué

Iglesia de Santa María de Ujué

Publicado por A. Cerra

Este templo de la localidad navarra de Ujué plasma a las mil maravillas lo convulsos y dinámicos que fueron los tiempos de la Edad Media en España. Una época de constantes enfrentamientos contra los territorios de dominio musulmán, la llamada Reconquista, y también de enfrentamientos entre cristianos, ya que España no existía como tal, y en realidad era un conjunto de reinos, condados o principados independientes entre sí, como por ejemplo, el reino de Navarra, enclavado entre los poderosos Aragón y Castilla.

Iglesia de Santa María de Ujué

Aunque hoy veamos un santuario con elementos construidos tanto en el siglo XII como en el XIV, la verdad es que sus orígenes son más antiguos. Ya hubo aquí una iglesia prerrománica que fue sustituida por otra del primer románico del siglo XI, mandada edificar por orden del rey aragonés Sancho Ramírez.

Pero aquel templo fue parcialmente derribado en el siglo XIV por orden de otro rey, Carlos II el Malo, ferviente creyente de la imagen de la Virgen de Ujué, y por ello decidió ampliar su iglesia, eso sí ya con un estilo propio de la época, es decir, de formas góticas. Mantuvo la cabecera triple y una torre adosada al muro sur. Pero su aspecto exterior lo cambió radicalmente con esa apariencia de fortaleza basada en las torres almenadas o la creación de un paseo de ronda en torno al edificio.

También es gótica una portada abocinada con interesantes detalles escultóricos, y de lo más variado temáticamente. Lo mismo se distinguen figuras que recuerdan los trabajos agrícolas en la zona, en especial los relacionados con la uva y el vino, que vemos escenas propias del Nuevo Testamento o una Última Cena con la curiosa presencia de un gallo. Aunque para curiosa es la representación de los Tres Reyes Magos siguiendo una estrella, pero si nos fijamos en realidad son cuatro personajes, ya que aparece reflejado el rey Carlos II vestido como un monje.

Dentro también se manifiesta esa dualidad entre el arte Románico y el Gótico, ya que una reja separa la cabecera inicial de la nave central ya del siglo XIV. Porque es muy curioso ver que se respetó el ábside triple, pero se derruyeron sus respectivas prolongaciones con tres naves románicas, y tan solo se levantó una nave posteriormente. Una nave muy amplia y dividida en dos tramos, con una cubierta apoyada en pilares de planta poligonal, a los que se adosan baquetones de aristas y se culminan con capiteles labrados con motivos vegetales, animales y humanos.

La reja que separa estos dos espacios y las dos épocas, también sirve de alguna forma para proteger la imagen tallada en madera de Santa María de Ujué, una figura del siglo XII, que según la leyenda es el origen de toda la iglesia e incluso de la población.

Categorías: Arquitectura, Románica