Arte

Inicio Arquitectura La Ciudadela de Bam

La Ciudadela de Bam

Publicado por A. Cerra

La Ciudadela de Bam hoy es un monumento en proceso de reconstrucción. Una larga recuperación que comenzó en 2004, prácticamente tras las últimas réplicas del terrible terremoto que devastó en diciembre de 2003 esta zona del sudeste de Irán. Un seísmo que acabó con la vida de miles de personas y que también supuso importantes daños en esta enorme construcción, la mayor de barro que existe en todo el mundo, y que está considerada Patrimonio de la Humanidad, por lo que en su proceso de restauración se cuenta con el apoyo de varios países.

Ciudadela de Bam

Los orígenes de la Ciudadela Bam se remontan hasta el siglo VI antes de Cristo, a tiempos del Imperio Persa. Y mucho después se convirtió en una relevante parada en la Ruta de la Seda que unía Oriente y Occidente. Así que tanto la Ciudadela como la ciudad que se despliega a sus pies fueron creciendo. Pero lo interesante es que todo se hizo de forma orgánica, como si el plan primigenio tuviera previsto el desarrollo posterior.

Y por supuesto siempre se hizo con un mismo material, con tierra húmeda, o sea barro. Un material trabajado tanto en forma de adobe como de tapial. El adobe consiste en modelar grandes ladrillos con tierra, arcilla, paja y agua, que se dejan secar al sol para luego construir con ellos las paredes. Mientras que el tapial usa la tierra humedecida para amontonarla en un encofrado que le da forma, allí se apisona, se compacta y se seca, para luego quitar el encofrado o tapia, dejando los muros a la vista.

Lo cierto es que es portentosa la construcción teniendo en cuenta la humildad de los materiales y su antigüedad. Toda la ciudadela se rodea por casi 2 kilómetros de murallas que pueden alcanzar los 7 metros de altura.

Dentro de la ciudadela hay diversos edificios. Por un lado están los cuarteles para el ejército, un pozo, un molino, los establos, además de sus dos grandes torres. Y también distintos tipos de viviendas para diferentes clases sociales. Por cierto la presencia del pozo de agua y el molino eran muy importantes para poder soportar en su interior largos asedios.

En un territorio tan árido y caluroso como este, el agua es todo un tesoro. Y en Bam, ubicada en un área de oásis, contaban con este elemente imprescindible para la vida. Pero no solo se usaaba para construir, saciar la sed o regar los cultivos. También el agua se emplea como método de refrigeración. Por el subsuelo existen diversos canales subterráneos usado para el riego y esas canalizaciones se conectan con las llamadas torres de viento, gracias a las cuales se creaban ingeniosas circulaciones de área para aliviarse del sofocante calor en las viviendas.

Categorías: Arquitectura