Arte

Inicio Arquitectura Recinto imperial de Hué

Recinto imperial de Hué

Publicado por A. Cerra

De todos es conocida la Guerra de Vietnam que durante gran parte de la segunda mitad del siglo XX dividió al país en dos zonas bien diferenciadas. Sin embargo la separación entre norte y sur en un territorio que supera los 1.500 kilómetros de longitud siempre ha existido. De hecho, en el año 1802 el emperador Gia Long fundó la dinastía Nguyen y trasladó la capital de Hanoi a la ciudad de Hué, con un emplazamiento más céntrico y con la intención de acercar el norte y el sur vietnamita. De este modo, aquí estaría la sede imperial hasta que el gobierno cayó en manos de Ho Chi Minh en 1945.

Interior del Palacio Thai Hoa de la Ciudadela imperial de Hué

Fruta de esa condición de capitalidad en Hué se construyó un recinto imperial de considerable valor artístico. Un conjunto que se encuentra dentro de la llamada Ciudadela de Hué y que está protegido por una muralla de recios muros y que se prolongan durante 10 kilómetros de longitud. A lo cual hay que sumar un foso de 30 metros de ancho y hasta 4 de profundidad, y la presencia de una decena de puertas que comunican el interior y el exterior.

Puerta de Ngo Mon

De todas esas puertas, seguramente la más impactante es la monumental de Ngo Mon. En realidad esta puerta, así como el puente que se eleva sobre el estanque de flores de loto, era un paso exclusivo para el emperador. Mientras que el resto de personas debían atravesar este paso por unas puertas laterales.

Tras atravesar esa puerta se llegaba en línea recta al Palacio de Thai Hoa, que cumplía con funciones protocolarias, ya que allí el emperador recibía a las visitas más importantes y lo hacía subido en un elevado trono. Arquitectónicamente, este edificio construido en 1803 es un obra magnífica sobre todo por su arquitectura en madera en la que destaca su cubierta bastante recargada y que se mantiene en pie gracias a unas finas columnas que llaman la atención por su pintura lacada de color escarlata y tonos dorados. En definitiva, el abigarramiento ornamental de esta estancia es un estupendo ejemplo del gusto por el recargamiento decorativos de la arquitectura de todos los países del Sudeste Asiático, incluido Vietnam.

La puerta Nog Mon y el palacio de Thai Hoa son los lugares más oficiales del complejo, pero hay mucho más. Por ejemplo, la Sala de los Mandarines, el Teatro Real, los templos de Thai to Mieu o el conjunto de jardines de Co Ha, tan extraordinariamente cuidados como es habitual en toda la arquitectura oriental.

Jardines de Co Ha

No obstante, en el corazón de la Ciudadela imperial de Hué estaba el palacio para un uso más puramente personal del emperador. Hoy lo único que se puede comprobar que era como un ciudadela dentro de la ciudadela. El paso a su interior se restringía a la familia real y a los sirvientes más íntimos. De hecho, esta zona se conocía como al Ciudad Púrpura Prohibida. Pero lamentablemente casi nada queda en pie en la actualidad, ya que fue destruida durante la citada Guerra de Vietnam.

Categorías: Arquitectura