Arte

Inicio Arquitectura, Islámica Mezquita de Chinguetti

Mezquita de Chinguetti

Publicado por A. Cerra

Mezquita de Chinguetti

Nadie sabe cuánto podrá mantenerse en pie la mezquita de Chinguetti en la región de Adrar en Mauritania. Y no es que el edificio esté afectado estructuralmente, sino que el entorno desértico de esta zona del norte de África ha sido siempre un constante amenaza, y más todavía en la actualidad cuando todo el lugar podría quedar enterrado por la arena.

El caso es que esta ejemplo de arquitectura islámica se remonta a una fecha indeterminada entre los siglos XIII y XIV. Una muestra del gusto de la corriente malekita donde se rechaza cualquier tipo de ornamento en la arquitectura, de ahí su absoluta austeridad, tanto en la sala de oraciones como en su alminar.

En cuanto a la sala de oraciones tiene cuatro pasillos, y el punto más destacado es el mihrab hacia los creyentes dirigen sus oraciones, ya que está orientado hacia la ciudad santa de La Meca. Mientras que el minarete tiene una base cuadrada y su altura no es excesiva. Tal vez por eso puede presumir de ser uno de los más antiguos que permanecen en uso dentro de todo el mundo musulmán.

La sencillez es la norma en este tipo de arquitectura. Se trata de una obra levantada con mampostería a base de piedra partida para los muros, mientras que el suelo es un apisonamiento y revestimiento de arena. Y en lo referente a la cubierta, se trata de un techo hecho con vigas de palma, sustentadas por pilares de piedra para crear los cuatro pasillos.

El muro más destacado es el oriental. Es decir, el muro de qibla, donde se halla el mihrad, que sobresale del muro y que tiene un doble nicho. Todo muy simple, al igual que en el minarete, de simple piedra sin la habitual yesería que adorna otros muchos minaretes. La construcción es a base de piedra seca para la base, que va decreciendo en grosor, hasta llegar a la parte más alta donde la torre vuelve a ganar volumen gracias a una cornisa voladiza en tres escalones.

Y como remate del conjunto hay una curiosa formación a modo de almenas o torrecillas en las cuatro esquinas. En las cuales, para colmo hay unas esculturas de arcilla de forma ovalada, que se han identificado como la representación de huevos de avestruz. Además hay un quinto huevo en el centro del techa de la torre. Todo lo cual ha hecho pensar que originalmente en esta zona del Sáhara Occidental puedo vivir semejante ave africana, e incluso se piensa que la ofrenda más tradicional en esta mezquita era la entrega de huevos.