Arte

Inicio Arquitectura, Contemporánea Faros de Ciboure y Saint Jean de Luz, de Pavlovsky

Faros de Ciboure y Saint Jean de Luz, de Pavlovsky

Publicado por A. Cerra

Faro de San Juan de Luz

El autor de estos dos faros marítimos fue André Paulovsky (1891 – 1961), un arquitecto que nació en París, ciudad donde se había asentado sus padres rusos y exiliados del régimen imperial de los Zares. No obstante, gran parte de su obra se halla lejos de la capital gala donde llegó al mundo. Tras sus años de formación y el periodo de la Primera Guerra Mundial en la que participó muy activamente al servicio de Francia, en los años 20 se asentó en la costa del País Vasco francés, concretamente en la localidad de Saint Jean de Luz, donde viviría varias décadas hasta el año de su muerte.

Toda esta parte de la costa atlántica vivía por esos años en una fase de esplendor, ya que era una de las zonas predilectas para que las familias más acaudaladas de Francia pasaran aquí sus vacaciones y poseyeran una segunda vivienda . Entre Saint Jean de Luz, Biarritz o Bayona había grandes fortunas, por eso no es de extrañar que aquí empezaran a construir su leyenda la diseñadora Coco Chanel que abrió una sombrerería en la región. Mientras que para un arquitecto como Pavlovsky este era el lugar ideal para encontrar buena clientela con la que desarrollar sus proyectos de carácter innovador.

Y es que Pavlovsky fue un arquitecto con múltiples influencias y las supo pasar por su propio tamiz personal. Fundía la tradición, el emergente estilo neovasco o lo modernista, y todo ello lo aplicó al diseño de diversas villas señoriales repartidas por la zona, como la que hizo para el matrimonio Lacoste, los célebres deportistas de comienzos del siglo XX que dieron origen a la cotizada marca del cocodrilo.

Faro de Ciboure

También con ese estilo tan personal diseñó los dos faros que indican la entrada al puerto de San Juan de Luz. Uno en la orilla de esta localidad y el otro en la situada enfrente de Ciboure. Se trata de dos construcciones que tienden a la verticalidad, dada su función de hacer visible la luz a los navegantes. Y son dos construcciones idénticas, pero una pintada con una franja verde sobre el conjunto blanco, y en la orilla contraria con la franja roja. Dos colores que también se replican en la luz que emite cada uno, ya que se trata de los faros con luces de rango, es decir que indican la entrada al puerto y el peligro de esta navegación.