Arte

Inicio Arquitectura, Roma Torre de Saint Josep

Torre de Saint Josep

Publicado por Laura Prieto Fernández

La torre de Sant Josep, en la actualidad más conocida como Torre de Hércules en honor a uno de sus últimos propietarios, se encuentra ubicada en la localidad de Villajosa en Valencia. Este monumento funerario de época romana fue declarado en el año 1990 Bien de Interés Cultural.

Pese a lo que en un principio pudiese parecer, en Roma el culto funerario gozó de gran importancia a lo largo de su historia; el núcleo familiar era la base de la sociedad romana y en este sentido debemos destacar como los difuntos continuaban formando parte de ese núcleo familiar como dioses protectores de la familia a la que habían pertenecido y se conocían por el nombre de Manes. Los Manes, antepasados, debían contar con una morada permanente donde los vivos tenían que rendirle culto y celebrar un complejo funeral con el fin de evitar que su alma vagase errante durante toda la eternidad y les atormentase.

Torre_de_Hércules_(San_José)_2

En Roma los enterramientos turriformes se impusieron cuando la cremación dio pasó a la inhumación; de todos los enterramientos turriformes hallados en la Península Ibérica, la Torre de Sant Josep o de Hércules es sin duda la que en mejor estado de conservación ha llegado hasta nuestros días y más que la Torre de los Escipiones de Tarragona o la Torre Ciega de Cartagena. Muy similar a este enterramiento era la antigua torre funeraria de Daimuz pero ésta fue desmantelada en el siglo XX.

La obra data de en torno al segundo cuarto del siglo II, presenta una estructura elevada de tres pisos sin acceso al interior. Sobre un podio escalonado se levanta, tras una pequeña moldura con formas geométricas; el cuerpo principal orientado de Este a Oeste. Este cuerpo aparece decorado con retropilastras adosadas al muro de orden corintio que no presentan ningún valor sustentante.
La pieza contaba con un remate en la zona superior que acababa en forma de pirámide y que muy probablemente fuese desmontado en el segundo tercio del siglo XVI con el fin de aprovechar los grandes sillares en la construcción de la muralla de la localidad de Villajoyosa. Sin embargo muchas de las piedras permanecieron, aunque desmontadas, en las inmediaciones de la torre de manera que aún hoy se hacen visibles algunas partes de zócalo o entablamentos con decoración geométrica.


Las primeras noticias acerca de este enterramiento se remontan hasta el siglo XVI pero no fue hasta el siglo siguiente cuando se realizaron las primeras excavaciones
y hasta 1985 cuando apareció el primer estudio detallado sobre el enterramiento. La Torre de Sant Josep es famosa no sólo por la calidad de conservación con la que ha llegado hasta nuestros días sino por su ubicación cercana a la costa que pretendía que el enterramiento fuese visible no sólo desde la calzada –como ocurría comúnmente- sino también desde el mar.

Excavaciones recientes han encontrado en las inmediaciones del conjunto funerario restos de algunas casa del siglo XIV y XVI que parece ser han podido afectar a la estructura original de este enterramiento.

Categorías: Arquitectura, Roma