Arte

Inicio Arquitectura, Escultura, Neoclásica La Puerta de Brandeburgo

La Puerta de Brandeburgo

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Puerta de Brandeburgo en Berlín, es un monumento levantado por el arquitecto Carl Gotthard Langhans entre 1788 y 1791 por encargo de Federico Guillermo II.

La renovada ciudad de Berlín contaba con unas quince puertas de acceso, la que aquí nos ocupa era una de las más monumentales. Sin embargo la intencionalidad constructiva iba mucho más allá, el monarca alemán no sólo trataba de crear nuevos espacios en la ciudad alemana, la puerta de Brandeburgo se levantó como conmemoración a la grandeza de Prusia tras lograr la unificación de varios de los reinos alemanes más importantes.

Así, la construcción conjuga en sí misma la tradición romana de los arcos de triunfo que levantaban los emperadores para conmemorar sus triunfos, con los propileos de las acrópolis griegas que actuaban de puerta de acceso a la vez que conferían monumentalidad al conjunto.

La puerta de Brandeburgo es una construcción de estilo neoclasicista, realizada en piedra arenisca con enormes dimensiones (66m x 26m x 11m). Inicialmente La Puerta solo contaba con un espacio rectangular concebido a modo de pórtico, hoy podemos encontrar otros dos espacios más de menos altura que fueron añadidos en torno a 1868.

El espacio central se configura como un pórtico hexástilo de columnas dóricas, estriadas y de orden gigante. Sobre las columnas descansa un entablamento formado por una platabanda sin decoración y un friso de triglifos y metopas siguiendo la tradición clasicista. De los cinco espacios de los intercolumnios (espacio entre dos columnas) el central se presenta más ancho que los laterales. De la misma manera, el intercolumnio que se forma en cada paño ha sido tapiado a modo de muro con relieves decorativos que refuerzan la idea de acceso en la construcción. En los relieves podemos encontrar algunos dioses y héroes de la mitología clásica como Marte, Hércules o Minerva.

Como remate el arquitecto colocó una estructura retranqueada a modo de podio que se coronaba por medio de una escultura. La escultura fue realiza por Carl Gotthard Langhans, el mismo autor encargado de realizar los relieves de la parte inferior. La obra representa una figura femenina alada de estilo clasicista que conduce un carro tirado por cuatro caballos (cuadriga) corriendo hacia la ciudad de Berlín. Aunque la figura femenina en un primer momento representaba la Paz, con el tiempo se añadió un águila y una cruz en alusión a la Victoria.

La obra fue inaugurada en 1971 y junto con la plaza a la que da acceso, la Plaza de Pariser, simbolizando entre ambas el triunfo de la paz sobre la guerra y las armas.

La Puerta de Brandeburgo se convirtió en testigo silencioso de la historia de la ciudad, vio caer monarcas y emperadores, asistió inmóvil a las celebraciones de la ciudad de la ciudad, a las manifestaciones y movilizaciones del nazismo etc. Fue precisamente durante la Segunda Guerra Mundial cuando el monumento quedó profusamente dañado y hubo que restaurarlo, de hecho la escultura de la cuadriga que hoy podemos observar es una copia del original, el cual se perdió a causa de la contienda.

Categorías: Arquitectura, Escultura, Neoclásica

No hay comentarios para “La Puerta de Brandeburgo”