Arte

Inicio Arquitectura, Roma Los restos del templo de Júpiter en Baalbek

Los restos del templo de Júpiter en Baalbek

Publicado por A. Cerra

La ciudad libanesa de Baalbek se convirtió en uno de los mayores centros de peregrinación durante la Antigüedad. Ya desde tiempos de los fenicios se levantó aquí un gran templo dedicado a la divinidad Baal. Hasta él llegaría más tarde Alejandro Magno, mientras intentaba ampliar su gran imperio desde Grecia hacia el Oriente.

Templo de Júpiter en Baalbek hoy en día

Y finalmente la ciudad cayó en manos de los romanos, quienes definitivamente iban a construir un fastuoso número de templos. De entre todos ellos destacaron tres. Los dedicados a Júpiter, Baco y Venus. Del primero os vamos a hablar más ampliamente a continuación. Pero los otros dos también merecen una somera mención.

Mientras que el de Venus, que se situaba a la entrada de la ciudad, no ha llegado demasiado hasta nuestros días. Lo contrario hay que decir del templo de Baco en Baalbek. Es el mejor conservado y todavía se mantienen en pie 46 de sus columnas de orden corintio. Un gran conjunto elevado sobre un podio donde todavía es visible el esquema clásico de estos templos donde había una pronaos, una naos y un cella donde se guardaba la gran estatua del dios.

Mucho menos queda del Gran Templo de Júpiter. El que fuera el más grande todos. Tuvo en origen 84 enormes columnas que superaban los 20 metros de altura. Sin embargo, solo 6 de ellas se mantienen erguidas hoy en día. Al igual que el Partenón de Atenas, este templo era períptero. Es decir, completamente rodeado por columnas: 10 en el lado corto y 19 en los laterales.
Un templo gigantesco sobre un pódium que se levantó con las piedras talladas más grandes conocidas.

Testigo de ellos son las grandes rocas labradas llamadas Trilithon y que se encuentran en la parte trasera del templo. Unas piedras originarias de las canteras de Egipto, y que nadie se explica cómo pudieron ser trasladadas hasta aquí.

Reconstrucción hipotética del Templo de Júpiter en Baalbek

Por eso han surgido todo tipo de especulaciones. De hecho, ha habido investigadores que especulan con que aquí aterrizaron naves extraterrestres que necesitaban una gigantesca base para tomar tierra.

Lo cierto es que el templo y toda la ciudad antigua de Baalbek, que conforma una especie de Acrópolis siguiendo con el paralelismo con Atenas, es verdaderamente imponente, atractiva y repleta de enigmas. Sin embargo, la teoría sobre los alienígenas es difícilmente comprobable. Lo que sí que se sabe es como estas maravillas antiguas fueron perdieron prestigio y piedras a lo largo de la historia.

Primero desde que en tiempos del emperador Constantino, allá por el siglo IV, la religión cristiana se convirtió en la principal del imperio. Y luego llegaría el Islam que también ocupó desde el siglo VII el territorio. Más tarde en esta zona tuvieron lugar los devastadores combates de las Cruzadas. Pero eso no serían más que los primeros de muchos, hasta casi nuestros días, en los que Baalbek ha seguido sufriendo desastres y bombardeos, los últimos en este mismo siglo XXI durante el conflicto armado entre Líbano e Israel.

Categorías: Arquitectura, Roma