Arte

Inicio Arquitectura, Roma Restos de la ciudad romana de Timgad

Restos de la ciudad romana de Timgad

Publicado por A. Cerra

La expansión del Imperio Romano por toda la cuenca del Mediterráneo nos ha legado no solo obras en Europa, también han aparecido joyas de la Antigüedad hechas por la civilización latina en el norte de África, como por ejemplo ocurre con los valiosos mosaicos hallados en Túnez.

Vista áerea de Timgad

Y otro país norteafricano con vestigios de la ocupación romana es Argelia. Allí se levantó la colonia de Thamugadi, que es la actual ciudad de Timgad. Esta urbe se levantó en tiempos del emperador Trajano, hacia el año 100, y el objetivo de la misma era que sirviera de punto defensivo ante previsibles ataques de los pueblos beduinos que vivían más al sur.

Lo más curioso es que los romanos, independientemente de donde construyeran sus colonias, siempre generaban el mismo urbanismo con una clara intención funcional. Siempre crean una retícula de calles en el interior de un perímetro defensivo cuadrado o rectangular. En esa planta urbana, siempre había dos calles principales, el cardo y decumanus, que se cortaban de forma perpendicular, donde se forma el foro de la ciudad. Un sistema que se puede ver en cualquier fundación romana, y por supuesto también en Timgad.

Y además de apreciar toda su trama urbana, en este vasto yacimiento arqueológico todavía se pueden ver los monumentos que adornaron una ciudad, que seguramente alcanzó su máximo esplendor hacia el siglo III.

Entre esos estos destaca el foro, una amplia plaza enlosada y porticada, que era el auténtico epicentro social de la urbe. Allí habría edificios dedicados al poder local, si bien lo que mejor ha llegado a nuestros días es un templo elevado sobre el resto, que se supone que también se convertiría en una monumental tribuna a la hora de las reuniones ciudadanas.

Ruinas romanas de Timgad

Muy cerca del foro, en el cardo, también estuvo la Biblioteca. Se trata de una construcción de planta semicircular, con un espacio central con gradas donde se apoyaban los anaqueles para los libros.

Los arqueólogos también han descubierto la zona que fueron las termas de Timgad a las que también aficionados eran los romanos. De hecho, en la superficie de la ciudad se han identificado hasta tres edificios destinados a baños públicos.

Pero la importancia de este yacimiento de Argelia es que se conserva magníficamente para poder identificar otros muchos edificios habituales en las colonias romanas. Por ejemplo, está la basílica, que era una especie de juzgado. O también hay un teatro de tamaño considerable. Al igual que hay otros muchos edificios que nos hablan de cómo eran los negocios o las tabernas de la población.

Sin olvidar que cuando Timgad creció hubo que remodelar parte de su murallas para su desarrollo y entonces se levantaron otros edificios como el Mercado de Sertius, un gran arco o el llamado Templo del Genio. En definitiva, que en Argelia se guarda un impresionante yacimiento arqueológico romano.

Categorías: Arquitectura, Roma