Arte

Inicio Mosaicos, Roma Mosaico de Ulises y la Sirenas

Mosaico de Ulises y la Sirenas

Publicado por A. Cerra

Este mosaico realizado alrededor del año 260 forma parte de una de las colecciones de mosaicos romanos más impresionantes que se conocen. Y curiosamente esa colección se encuentra en Túnez, en el Museo del Bardo de la capital de este país del norte de África. Allí se puede ver no solo este mosaico, sino otros de gran calidad como el de Las Cuadrigas de Cartago.

Mosaico de Odiseo y las Sirenas

Mosaico de Odiseo y las Sirenas

El mosaico representa un fragmento de la Odisea creada por el escritor griego Homero. Concretamente vemos a Odiseo o Ulises navegando en su barco de velas. Se observa a los remeros de la embarcación y al gran héroe de origen griego, de pie, en cubierta, y atado al mástil del barco para no caer en tentación de sucumbir a los cantos traicioneros de las sirenas. El resto de los compañeros de Ulises los podemos ver con los oídos tapados con cera, tal y como se relata en la narración homérica.

Y por supuesto, también se puede ver a las sirenas al pie de unas rocas, las cuales están representadas por medio de bustos de féminas aladas que están con sus instrumentos de música, una doble flauta, una lira y su propia voz. La gran curiosidad, es que aquí las sirenas tienen la mitad inferior de su cuerpo como si fueran aves, mientras que la representación más tradicional de las sirenas, es mitad cuerpo de mujer y mitad de pez.

Según la leyenda, con esos maravillosos cantos hacia que los marineros se aproximaran peligrosamente a la costa, hasta naufragar en las rocas. Ulises no quería renunciar a escuchar esa embrujadora música, y por supuesto, no quería hundir su barco, por eso ordenó que lo ataran al mástil, y que por mucho que lo pidiera, no le desatara su tripulación.

Esta obra se encontró en Dougga, una localidad ubicada a unos 90 kilómetros de la ciudad de Cartago. Esa población fue muy floreciente durante el asentamiento romano en Túnez, debido a tratarse de unas tierras especialmente fértiles. Por ello, han aparecido numerosos restos arqueológicos de interés en la ciudad, tanto en forma de monumentos públicos como templos, foro, teatro o termas, como en viviendas privadas. Y precisamente en una de estas casas privadas, en la conocida como Casa de Dionisos o de Ulises, aparecieron varios mosaicos, entre ellos el que os mostramos aquí.

Este mosaico es uno de los más importantes del Museo del Bardo, ubicado a las afueras de la capital tunecina. Este museo se inauguró ya a finales del siglo XIX, y en el él no solo se exponen obras musivarias de época romana, sino que su colección artística es mucho más amplia y de distintas etapas y estilos históricos. De hecho, actualmente es una de las grandes joyas del país y extraordinariamente valorado por cualquier historiador de la época romana. Sin embargo, en los últimos tiempos se ha hecho tristemente famoso, por ser el escenario de dramáticos acontecimientos terroristas de carácter islamista.

Categorías: Mosaicos, Roma