Arte

Inicio Mosaicos Mosaico de la villa romana de Noheda

Mosaico de la villa romana de Noheda

Publicado por A. Cerra

Una pequeña parte del mosaico de Noheda

Curiosamente algunos de los vestigios arquitectónicos y de las obras de arte más impresionantes que nos ha legado el Imperio Romano no han sido hallados en la mítica ciudad que hoy es la capital de Italia. E incluso muchos de los grandes tesoros de aquella cultura ni siquiera han aparecido en el país transalpino. Hay auténticas joyas de la época en Francia, España, Croacia,… y hasta en el norte de África. Y de todas las artes romanas, quizás sea en el asunto de los mosaicos donde los mejores ejemplos se han encontrado en lugares muy alejados de Roma.

Por ejemplo, estamos hablando de los impresionantes mosaicos excavados en Túnez como el de Ulises y las Sirenas. O también hay que mencionar varias muestras excepcionales del arte musivario en España, como es el caso de la Bodas de Cadmo y Harmonía que aparecieron en la villa romana de La Malena de época bajoimperial, ubicada en una población del interior de la provincia de Zaragoza.

Pues bien también en España, también en una villa rural y también de la época tardoimperial, de allá por el siglo IV, es el mosaico figurativo más grande que se ha encontrado hasta el momento. Es el gran mosaico de casi 300 metros cuadrados que ocupa la conocida como sala del triclinium de la villa de Noheda, excavada en la población Villar de Domingo García, en la provincia de Cuenca.

Como ocurre con otros muchos yacimientos arqueológicos, también en este caso el hallazgo fue una auténtica casualidad. Ya que fue un lugareño, quién trabajando en esos campos se encontró un buen número de teselas de colores. Eso hizo que comenzaran los trabajos arqueológicos, los cuales en la actualidad han sacado a la luz más o menos unos 4.000 metros cuadrados en total, lo que se estima que no es más que el 5% de la villa romana. Y es que por la riqueza de todo lo hallado, no solo el gran mosaico, sino una excepcional colección de esculturas realizadas en mármol de Carrara, se piensa que el propietario de la villa era un poderoso potentado.

Otro detalle del mosaico de Noheda

Buena parte del lujo con el que vivía y de la imagen ostentosa que quería transmitir es lo que inspira el gran mosaico. Para hacerse una idea de su calidad hay que pensar que puede haber cerca de 20.000 teselas de muy variados colores en cada metro cuadrado del mosaico. Es decir que esos tamaños milimétricos permitían plasmar hasta los mínimos detalles, alcanzando un calidad cercana a la pintura.

Se trata de una gran escena en la que se identifica a Baco y otras deidades, así como en los distintos paneles figurativos se ven otras representaciones mitológicas, de carácter literario y también teatral. En definitiva, este grandioso mosaico, como decíamos es una de las grandes joyas del arte de los mosaicos del Imperio Romano, y como las excavaciones en villa de Noheda prosiguen, no sabe que más sorpresas puede aportar este yacimiento.

Categorías: Mosaicos