Arte

Inicio Mosaicos, Roma Villa romana de La Olmeda

Villa romana de La Olmeda

Publicado por A. Cerra

Evidentemente las obras más famosas de arte romano se conservan en la propia ciudad de Roma y en otros lugares de Italia. Sin embargo, al tratarse de un vasto imperio que se extendió por toda la cuenca mediterránea, en ocasiones grandes manifestaciones artísticas de esa época, se hallan lejanas al lugar que les da nombre. Ése es el caso del conjunto arquitectónico y sobre todo musivario que se encuentra en la Villa romana de La Olmeda, situada en la población de Saldaña, dentro de la provincia española de Palencia.

Conjunto del yacimiento de villa de La Olmeda

Conjunto del yacimiento de villa de La Olmeda

Este gran yacimiento arqueológico datado en la época del Bajo Imperio se descubrió en el año 1968. Tras largos trabajos de estudio arqueológico, consolidación y restauración, recientemente la villa se ha convertido en un destacado museo en el que se aprecian los importantes mosaicos que allí se realizaron, integrados en lo que fuera una gran mansión y un edificio destinado a termas.

Entre el espacio de la residencia y el de los baños, el conjunto conservado alcanza los 4.400 metros cuadrados de superficie, de los que prácticamente 1400 se halla recubiertos por pavimento en forma de mosaico.

De entre todos esos mosaicos, hay que uno destaca sobremanera, y está considerado uno de los mejores que nos han llegado de la civilización romana. Este gran mosaico se denomina Oecus, un nombre que en realidad proviene del griego, ya que era la palabra para designar la principal sala de la vivienda. Al igual que ocurre en otra villas hispanorromanas de época semejante, como es el caso de la Villa de la Malena en la población zaragozana de Azuara, aquí aparece un gran mosaico.

En el caso de La Olmeda este enorme mosaico tiene una superficie de 175 metros cuadrados. Es decir, unas dimensiones más que considerables que sirvió a sus artífices para recrear una gran escena de caza, compuesta a su vez por diferentes imágenes que plasman con gran realismo la caza del jabalí. A lo cual se le acompaña de otra escena central de carácter mitológico, que evoca el relato de la Odisea.

En ella vemos como Ulises reconoce a Aquiles, que está refugiado y disfrazado de mujer en la isla de Skyros, dentro del palacio del rey Licomedes. Y todo este conjunto queda enmarcado por medallones con retratos, tanto masculinos como femeninos, que se supone que serían representaciones de los dueños de la villa.

Categorías: Mosaicos, Roma