Arte

Inicio Arquitectura, Románica Monasterio Sant Joan de les Abadesses

Monasterio Sant Joan de les Abadesses

Publicado por Laura Prieto Fernández

El Monasterio de San Joan de les Abadesses o San Juan de las Abadesas se localiza en Cataluña, en la región de Ripollés y hasta el siglo X era el único monasterio femenino en la zona de Cataluña.

El conjunto monástico fue fundado por el conde Wilfredo el Velloso en torno al año 885, con anterioridad el conde ya había fundado un monasterio masculino para que fuera dirigido por su hijo y en esta ocasión decidió hacerlo también con su hija Emma. Ésta fue gran abadesa que aumentó las riquezas y los dominios del monasterio; el conjunto siguió creciendo con los años hasta tal punto que consiguió hacer sombra a algunos señores.

726px-Monestir_de_Sant_Joan_de_les_Abadesses-PM_47083

En 1017 el Conde de Besalú denunció ante el Papado la supuesta vida relajada que se llevaba en el monasterio y se concedió una bula papal que anulaba el Monasterio de San Juan de las Abadesas. El conjunto monástico pasó a ser una comunidad de frailes que pertenecía al obispado de Besalú. En realidad no son demasiadas las pruebas fehacientes que tenemos al respecto de la veracidad de esta historia pero lo que sí parece cierto es que a partir de la disolución del monasterio nació la conocida como Leyenda del Conde Arnau; en ella se relata que el conde mantenía relaciones con la abadesa del monasterio llegando a su celda gracias a túneles secretos y tras su muerte se le condenó a vagar para siempre montado sobre su caballo en llamas.

La iglesia que hoy vemos tendría una datación de en torno a 1150, parece ser que existió una anterior, la que pertenecía a la fundación original pero de ella apenas quedan restos. En realidad hoy tan sólo se conserva la cabecera del templo (siglo XII) y el claustro del siglo XV, el resto del conjunto constructivo hubo de ser restaurado en el siglo XIX debido a su precario estado de conservación.

Sant Joan se configuraba como un templo con planta de cruz latina en el que el transepto presenta un fuerte desarrollo. La cabera es semicircular y presenta un gran desarrollo con cinco absidiolos –tres en la cabecera y una a cada lado del transepto- y una girola que permite el tránsito a su alrededor.

La única nave que conformaba el cuerpo del templo se ha cubierto con bóveda de medio cañón, ésta se extiende hacia la cabecera pero parece ser que en esta zona la cubrición no es la original.

En cuanto a la decoración del exterior destacan las molduras y arquillos que recorrerían la fachada en molduras, también encontramos arcadas de medio punto sustentadas por columnillas adosadas al muro enmarcando los vanos. En cuanto a los capiteles, son historiados pero su autenticidad parece poco probable, más debieron ser fruto de la última restauración.

En el interior San Joan de les Abadesses podemos encontrar el retablo de la Virgen Blanca elaborado por escultores italianos o aún más conocido, el famoso grupo del Descendimiento. Éste fue tallado en torno a 1250 y es conocido como EL Retablo del Santísimo Misterio, ya que la cabeza de la escultura de Jesucristo se abría a modo de relicario.

Categorías: Arquitectura, Románica