Arte

Inicio Arquitectura, Escultura, Etnias Palacio Real y Templo del Buda Esmeralda

Palacio Real y Templo del Buda Esmeralda

Publicado por Laura Prieto Fernández

El Palacio Real es uno de los lugares más emblemáticos de la capital tailandesa de Bangkok y cada día cientos de turistas o ciudadanos tailandeses atraviesan sus murallas para visitar las maravillas de su interior. En realidad, y muy al contrario de lo que pudiéramos pensar, el Palacio Real no es un edificio históricamente muy antiguo, data de finales del siglo XVIII, concretamente del año 1792, cuando el Rama I decidió trasladar la capital del antiguo reino de Siam (un reino que aglutinaba a los países de Tailandia, Laos, Birmania) de Tomburi a Bangkok.

La zona escogida por el monarca estaba ocupada por comerciantes de origen chino que rápidamente fueron trasladados a la zona oeste de la ciudad. El Palacio debía de ubicarse a la orilla del río Chao Phraya que le serviría a modo de barrera natural, mientras que, al otro lado, se levantó una especie de canal que convertía al conjunto palaciego en una pequeña isla fortificada por una muralla de 1900 metros de largo.


En su interior se albergan más de 218.400 metros cuadrados que se disponen en planta rectangular y diversos edificios que siguen el mismo esquema que el antiguo palacio de Ayutthaya. No todos los monarcas utilizaron el conjunto palaciego como residencia oficial, de hecho, muchos de ellos han preferido vivir en palacios más pequeños y fáciles de proteger y reservar el Gran Palacio para las ceremonias.


En su interior se encuentra uno de los templos más afamados de Tailandia, el Templo del Buda Esmeralda. Se trata de un pequeño templo en cuyo interior se encuentra una estatua de Buda que, si bien recibe el nombre de esmeralda, está fabricado en jade. Según cuenta la leyenda el Buda Esmeralda se creó en la India en torno al año 43 a.C. y tras un largo periplo por distintos países, el Rama I lo encontró en Vietnam y finalmente se lo llevó a Bangkok. La escultura se cubre con ropajes hechos de oro que dignifican aún más su valor; hay tres ropajes distintos que tan sólo el monarca puede cambiar y lo hace según las estaciones.

Categorías: Arquitectura, Escultura, Etnias