Arte

Inicio Arquitectura, Neoclásica Palacio Real de Madrid

Palacio Real de Madrid

Publicado por Laura Prieto Fernández

El palacio real de Madrid es una de las joyas artísticas de la capital de España no solo por la construcción arquitectónica en sí sino por albergar alguna de las colecciones más bellas como los Stradivarius Palatinos, un conjunto de 5 instrumentos de cuerda realizados por el mismísimo Antonio Stradivari.

Con una extensión de 135.000 metros cuadrados es el palacio real más grande de toda Europa, popularmente se le conoce como Palacio de Oriente por estar ubicado en la plaza del mismo nombre.

Fachada-Principal-Palacio-Real-Madrid

Las construcciones reales en este solar son mucho más antiguas que la construcción que vemos actualmente. Parece ser que en torno al siglo IX se levantó en lo que entonces era el reino de Toledo, una construcción que sirviese como defensa en la lucha contra la Reconquista. Esta edificación pasó al rey de Castilla y en el S.XVI se levantó en el mismo lugar el Real Alcázar que fue destruido en un incendio.

En 1738 Felipe V encomendó las obras de la construcción al arquitecto italiano Filippo Juvara (1678-1736). El proyecto de Juvara planteaba en un principio encontrar una nueva ubicación para hacer una edificación aún mayor, pero el monarca se negó. Tras la muerte de Juvara su discípulo Juan Bautista Sachetti continuó con el proyecto; Juvara había planteado una magnífica construcción versallesca pero el modelo propuesto por Sachetti terminó agradando más al monarca: se trataba de un palacio de planta cuadrangular dispuesto en torno a un patio cuadrado y con estructuras salientes en los ángulos. Así el arquitecto planteaba unir el antiguo esquema del Real Alcázar con la tradición palatina española.

En realidad las obras se dilataron en el tiempo hasta el reinado de Fernando VI (1746-1759) y otros arquitectos intervinieron en la construcción con Ventura Rodríguez quien levantó la Capilla Real ubicada en el interior del Palacio.

Al exterior el palacio se modula en tres alturas diferentes: en la zona inferior se ha utilizado el almohadillado rústico en bandas horizontales muy remarcadas, el piso noble aparece estructurado por grandes pilastras dóricas de orden gigante entre las cuales se abren balcones -con frontales semicirculares y triangulares alternativamente- y vanos rectangulares sobre ellos. El último piso era una enorme balaustrada que albergaba esculturas de los reyes de España y que el monarca Carlos III ordenó retirar con el fin de que el palacio contara con un aire más clasicista.

La fachada de América, la meridional, es la principal. En ella encontramos sobre la balaustrada las representaciones de Felipe V y su esposa, María Luisa Gabriela de Saboya, Fernando VI y su mujer, Bárbara de Braganza. En la zona del zócalo había también una representación del sol recorriendo el zodiaco, pero de los tres paneles originales sólo se conservan dos.

En la actualidad la familia real española vive en el Palacio de la Zarzuela, de manera que el Palacio Real tan sólo se utiliza esporádicamente. De hecho el último habitante de esta espectacular construcción no fue un monarca sino Manuel Azaña, Presidente de la Segunda República Española.

Categorías: Arquitectura, Neoclásica