Arte

Inicio Arquitectura, Barroca Palacio Vaux le Vicomte

Palacio Vaux le Vicomte

Publicado por Laura Prieto Fernández

El Palacio Vaux le Vicomte es una de las construcciones más significativas de la arquitectura barroca en Francia; cuando hablamos de el barroquismo arquitectónico a menudo nos viene a la cabeza las grandes obras y construcciones llevadas a cabo por la monarquía como por ejemplo el conocidísimo Palacio de Versalles, no obstante debemos señalar como además de las construcciones impulsadas por la familia real también se realizaron un buen número de construcciones impulsadas por los nobles y aristócratas que conformaban la corte.
Es precisamente en este contexto donde podemos encuadrar la obra que aquí nos ocupa, un lujoso palacio de estilo barroco que perteneció a Nicolas Fouquet, el ministro de finanzas del monarca Luis XIV y en el que intervinieron algunos de los arquitectos y paisajistas más destacados de la época como Le Brun, André la Nôtre o el mismísimo Luis le Vau que posteriormente estará encargado de la planificación de las obras del Palacio de Versalles. En la actualidad, muchos historiadores del arte consideran que el Palacio de Vaux le Vicomte es el precedente más inmediato de la famosa construcción versallesca.

1024px-0_Maincy_-_Château_de_Vaux-le-Vicomte_(2)

A mediados del siglo XVII, el ya de por sí adinerado ministro de finanzas de Luis XIV, Nicolás Fouquet recibió una interesante suma de dinero gracias a una herencia por aquellos tiempos, lo mismo ocurrió con su esposa, amasando la pareja una gran cantidad de dinero que decidieron invertir en la construcción de un palacio en la región de Vaux. Las obras se llevaron a cabo rápidamente, de hecho las primeras construcciones comenzaron en 1656 y en torno al año 1661 parece ser que ya estaban acabadas; pero no por ello se escatimó en recursos.

De hecho muchas de las crónicas literarias del momento aseguran que fue precisamente esta opulencia lo que le acarreó tantos problemas a Fouquet. El ministro decidió inaugurar su nuevo palacio con una gran fiesta en la que invitó al monarca Luis XIV, se celebraron juegos, representaciones teatrales, fuegos artificiales… tanta opulencia generó la envidia del monarca y pocos días después su ministro fue encarcelado de por vida acusado de malversación de fondos. Muchos aseguran que Fouquet pasó hasta el último de sus días en prisión y que de hecho, él era el famoso prisionero conocido como el prisionero de la máscara de hierro.

Sea como fuere lo cierto es que el palacio es una proeza arquitectónica, cuenta con dos plantas superpuestas y entre sus múltiples dependencias destaca un enorme salón con forma de óvalo, con más de diecinueve metros de altura y dieciocho de anchura, donde se llevaban a cabo las reuniones y conciertos del ministro. Se trata de un espacio configurado a doble planta con la inferior sustentada por arcadas de medio punto sobre pilastras compuestas y vanos rectangulares con decoraciones vegetales y alegóricas.

En el exterior destacan los múltiples jardines y parterres con sus fuentes de estatuas clasicistas, si bien es cierto que este espacio fue modificado a lo largo del siglo XVIII y en la actualidad solo conocemos su forma original gracias a los grabados.

Categorías: Arquitectura, Barroca