Arte

Inicio Arquitectura, Roma Panteón de Roma

Panteón de Roma

Publicado por Chus

Se trata de un edificio perteneciente a la tipología de templo circular, hecho con diversos materiales (hormigón, ladrillo y piedra), atribuido al arquitecto Apolodoro de Damasco, realizado entre el 123 y el 128 después de Cristo, aproximadamente. Está situado en Roma (Italia) y fue construido en tiempos del emperador Adriano, reconstruyendo un edificio anterior, mandado hacer por Agripa, general y amigo del emperador Augusto, dedicado a todos los dioses, de ahí el nombre del edificio. En el exterior cuenta con una inscripción que nos remite a Agripa “Marco Agripa, cónsul por tercera vez construyó”, como homenaje que el emperador Adriano le brindó, pues su nombre no aparece en la inscripción.

panteon.jpg

La planta circular del templo responde a la idea de acogimiento a todos los dioses, lo cual obligó a una solución arquitectónica novedosa y atrevida. La cubierta es una cúpula semiesférica, cuya altura es igual al diámetro de la base (43,5 metros), lo que crea una sensación espacial única. Esta cúpula supuso un hito constructivo, tanto por sus medidas, como por su enorme peso, ya que era la mayor que se había hecho hasta el momento y presentaba varios y complejos retos técnicos. Se asienta directamente sobre un anillo mural hecho con hormigón (cal, cascote, fragmentos de ladrillo), con una estructura interna que consta de dos partes, con ocho pilares de seis milímetros de grosor que, tienen entre ellos arcos de descarga que transmiten el peso de la cúpula a los pilares, auténticos soportes del peso de la cúpula. Ésta, para pesar menos consta de dos paredes paralelas rellenas de materiales ligeros (escoria volcánica, cerámica, etc.) y ladrillos grandes, colocados en líneas concéntricas para una mejor trabazón. Además al ir disminuyendo el grosor en altura, ésta también va pesando cada vez menos. Se trata de un sistema perfectamente estudiado en el reparto de cargas, lo que explica la ausencia de contrafuertes exteriores y, permite abrir en el interior del muro una serie de exedras y la puerta de entrada entre los pilares.

En el interior la percepción del espacio es realmente centralizada, tanto por su trazado circular, la forma esférica, como por la altura de la cúpula. En el muro aparecen abiertos ocho grandes nichos (exedras), uno de las cuales es la puerta y, en el resto, alternan las cuadradas con las semicirculares. Este recurso permite aligerar los materiales constructivos y un destacado tratamiento plástico del muro, que aparece totalmente recubierto de mármol. La gran cúpula interior aparece formada por una serie de casetones que disminuyen de tamaño con la altura, rematada en un óculo central circular que ilumina de forma homogénea, tranquila y suave toda la estancia. Al estar hecha de hormigón (éste cuando endurece, se sostiene a si mismo, no necesita piedra clave.

En el exterior se nos presenta como un gran templo circular precedido de un gran pórtico que constituye una enorme fachada de corte clásico, con dieciséis columnas monolíticas de granito con capiteles corintios. En el friso es donde se encuentra la inscripción ya comentada.

Categorías: Arquitectura, Roma