Arte

Inicio Orfebrería, Prerrománica Caja de las Ágatas

Caja de las Ágatas

Publicado por Laura Prieto Fernández

La conocida como la Caja de las Ágatas que en la actualidad se encuentra en el Museo de la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo es una de las obras más destacadas del prerrománico asturiano, una magnífica pieza de orfebrería que junto con la Cruz de la Victoria, la arqueta de San Genadio y la Cruz de los Ángeles ha llegado a convertirse en uno de los tesoros más preciados de la Cámara Santa.

lacajadeagatas02

Su origen se remonta al siglo X, en torno al año 910 cuando la pieza fue donada a la Catedral del Salvador de Oviedo por el monarca asturiano Fruela II de Asturias (874 – 925) y su esposa Nunila Jimena. Se trata de una pieza cuya base posee forma rectangular y con la tapa en forma de pirámide truncada; sus dimensiones rondan los cuarenta y tres centímetros de anchura, veintisiete de profundidad y poco más de dieciséis centímetros de altura, sin embargo su peso es superior a los siete kilos debido a las múltiples gemas que la pieza tiene engarzada.

La arqueta está constituida por un alma de madera de peral repujada con láminas de oro en el exterior e interior y una base de plata. En el repujado de oro se han labrado algunos motivos vegetales y además se han diseñado noventa y nueve arcadas de distintos tipos –medio punto, peraltado, apuntado…- para albergar las placas de gemas de distintos colores que dan nombre a esta singular pieza. En su origen la caja llegó a contener más de doscientas doce gemas de las que en la actualidad, algunas de ellas se han perdido.

En la base de la arqueta hecha de plata, aparecen los nombre de los donantes junto con una representación de la famosa Cruz de la Victoria que los padres del monarca donaron a la Cámara Santa algunos años antes y rodeándola, una representación del Tetramorfos. En la cubierta superior, la cúspide de la pirámide ha sido achaflanada y en su lugar encontramos una placa de oro cuyo origen es muy discutido entre los expertos del arte –algunas teorías apuntan a que podría ser la hebilla de un cinturón visigodo- pero que sin lugar a dudas, es bastante posterior al resto del conjunto. Se trata de una placa de oro macizo y en ella encontramos un reborde ondulado que alberga distintas gemas y algunas representaciones de animales.

La historia de esta pieza ha sido bastante truculenta ya que durante la Revolución de Asturias de 1934 la Cámara Santa donde se encontraba la arqueta fue asaltada y destrozada por los revolucionarios, las restauraciones que se acaecieron sobre las piezas que contenía la Cámara fueron poco afortunada y además, en el año 1977 la pieza fue robada y no volvió a aparecer hasta el año 1989, cuando fue hallada en el cauce de un río en la provincia de Orense. Pese a todo, la pieza se encuentra en buenas condiciones de conservación y se cree que su estado apenas se ha visto alterado desde su origen.

Categorías: Orfebrería, Prerrománica